Dr. Alejandro Capellan

Una vida entera dedicada a la enseñanza de la Anatomia y Cirujano de gran habilidad. El Dr. Capellan nacio en Santiago en 1912. Tras estudiar en la escuela Normal de Santiago se traslada a Santo Domingo en 1929 para estudiar la carrera de medicina. Inicia sus trabajos ese mismo año en la Clinica Mutual Española, que al ser destruida por el ciclon San Zenon, paso a llamarse luego Clinica Iberica, situada en la Calle Espaillat entre El Conde y Las Mercedes. Recibio su titulo de Licenciado en Medicina y Cirugia en 1934 y al año siguiente inicio su labor como Monitor del instituto de Anatomia de la Universidad de Santo Domingo. En 1940 presento sus examenes para el Doctorado en Medicina  junto a los Dres. Manuel Felipe Pimentel, Mario Ravelo Barre y Gilberto Gomez Rodriguez. Tras obtener el Doctorado se convirtio en Catedratico de Anatomia y Embriologia. En esos años inicia su consultorio privado en la calle Hostos, casi esquina Arzobispo Meriño, compartiendolo con el Dr. Tomas Pastoriza Valverde.  Su ejercicio profesional lo inicio como medico general, pero sus habilidades quirurgicas asociadas a sus grandes conocimientos de Anatomia, le llevaron a dedicarse en exclusiva a la cirugia, que ejercio con gran éxito en la ciudad de Santo Domingo. En el 1940 es nombrado Medico Interno del Hospital “Padre Billini” dirigido en ese entonces por el Dr. Francisco Moscoso Puello. En 1949 inicia sus labores en el Instituto de Oncologia junto al Dr. Heriberto Pieter. Se dedico con gran entusiasmo a esta labor al punto que en 1953 renuncio del Hospital Padre Billini para dedicarse exclusivamente a la cirugia en el Instituto Oncologico. Realizo miles de cirugias con excelentes resultados. Pese a no haber estudiado fuera del pais, su capacidad de aprendizaje, su disciplina y su dedicacion le permitieron obtener grandes resultados quirurgicos. Fue un cirujano consagrado y magnanimo, protector de sus pacientes y dedicado con fervor a ellos. Sus libros de texto eran de los grandes anatomistas franceses como Oberlin y Testut-Latarjet. Sus valores como ser humano se evidenciaron en una situacion que surgio en 1949. Un dia le trajeron cuatro cadaveres para diseccion y estudios anatomicos con la recomendación de las autoridades de que fueran enterrados en fosa comun al finalizar, cosa frecuente con cadaveres que no son reclamados por nadie. Al examinar los cadaveres el Dr. Capellan reconocio, pese al grado de quemaduras que presentaban, a un antiguo alumno suyo, Salvador Reyes Valdez. Esos cadaveres eran de los expedicionarios de Luperon. Los otros cadaveres eran de  Hugo Kundhart, dominicano, Samuel Ramirez, Nicaraguense, y Alfonso Leyton, Costarricense. En un acto de valentia, el Dr. Capellan decidio que esos cadaveres no se tocarian y los coloco en la parte mas profunda de una pileta de formol, con la ayuda de un asistente, y durante 12 años los mantuvo en lo que el llamaba la “pileta sagrada”. En 1962 tras la caida del Trujillismo, lo comunico a las autoridades y sus familiares pudieron darles sepultura. Tambien estaba al tanto de esta situacion el Dr. Napoleon Perdomo, Subdirector del Instituto. El Dr. Capellan fue Maestro de la Medicina Dominicana. Miembro de la Academia Dominicana de Medicina y del Colegio Dominicano de Cirujanos. En 1984 tras 49 años consecutivos como Profesor de Anatomia en la Universidad de Santo Domingo y en la Universidad Nacional Pedro Henriquez Ureña, fue puesto en retiro. Como homenaje el Instituto de Anatomia de la UNPHU lleva su nombre, asi como una de las salas de cirugia del Instituto Oncologico. Todos los que fuimos sus alumnos le recordamos con gran admiracion  y gratitud.

Dr. Joseph Eldon

Un medico Irlandes que paso la mayor parte de su vida en nuestro pais, ofreciendo con su carácter reposado y su gran precision diagnostica un gran servicio a sus pacientes.  Nativo de Irlanda, recibio su titulo de medico en 1895 y se traslado a nuestro pais para trabajar en Samana con la compañía del Ferrocarril Samana-Santiago. Durante su formacion como medico en Irlanda recibio clases del Dr. Manson, autor de un importante tratado de patologia tropical, y talves ese fue su estimulo para venir a esta parte del mundo. Fue aceptado por el Juro Medico en 1896 y autorizado a ejercer la medicina. Ademas de su trabajo como medico de la empresa ofrecia consultas en Sanchez, luego en La Vega y finalmente en 1901 se instalo en Santiago de los Caballeros. Durante su tiempo en La Vega fue medico del Dictador Ulises Hereaux, quien acudio a el por la fama que ya habia alcanzado en toda la region. Fue posiblemente medico personal del Dictador en sus ultimos años. En la ciudad de Santiago sus conocimientos le granjearon gran simpatia y aceptacion tanto a nivel profesional como humano. Fue el primer medico en Santiago en utilizar un microscopio para realizar analisis de sangre, orina y de esputos.  Introdujo ademas un sistema de archivo para los expedientes de sus pacientes totalmente novedoso en nuestro medio. Era un excelente clinico y su fama alcanzo todo el cibao,  y mas adelante de todas partes del pais y de Haiti venian pacientes a consultarle. Los que trabajaron cerca de el, se asombraban del gran detalle de sus historias clinicas. Según realta el Dr. Rafael Cantizano en la biblioteca de la Logia Nuevo Mundo de Santiago se encontraban mas de 20 libros donados por el Dr. Eldon, y que constituian un excelente material para los medicos de la epoca. Ademas el Dr. Eldon visitaba cada 4 años su alma mater en Irlanda y se mantenia al tanto de los avances de la ciencia. Era un hombre alto y rubio que se trasladaba a caballo a consultar pacientes en todo el cibao. En los primeros años del siglo XX, con la gran inestabilidad politica y las constantes revoluciones, nunca fue molestado ni se impidio el paso a este medico Irlandes que se sentia muy dominicano. Comentaba el Dr. Eldon la simpatia y el afecto que las sencillas gentes de nuestro pais le prodigaban y que calaron profundamente en el. Se integro totalmente a las actividades filantropicas de la ciudad de Santiago y participaba activamente en las actividades caritativas. Era soltero y como ganaba buen dinero como medico, otorgaba mensualidades a personas necesitadas y cubria los gastos medicos de los que no podian pagarle. En todos los estratos sociales de Santiago era aceptado, respetado y admirado. Durante la intervencion norteamericana se puso del lado de los dominicanos enfrentando abiertamente a los invasores y recriminandoles su accionar. Su buenhacer clinico le abria muchas puertas y le generaba un gran respeto. Ejercio su profesion con el mas alto grado de honestidad y entrega, dejando en todo el cibao una estela de profesionalidad y sensibilidad humana. Debido a su humor se contaban de el numerosas anecdotas, pero para comprender su apego por lo dominicano se cuenta que en un viaje a New York le señalaban las maravillas de aquella urbe, a lo que el respondio sin dudarlo: “yo prefiero estar en el centro de recreo jugando billar”. Asi fue este eminente medico Irlandes quien murio en 1939 enamorado de nuestro pais. Una calle de Santiago lleva su nombre. 

Dr. Carlos Alberto Zafra

Medico prominente en la ciudad de Puerto Plata, ejercio la medicina por mas de 60 años. Nacio en Santo Domingo en 1862. En 1882 se graduo como Farmaceutico y se recibio como  Licenciado en Medicina en el Instituto Profesional en el 1887. Su tesis verso sobre “Higiene de las enfermedades del Aparato Respiratorio”. Era un hombre de grandes cualidades intelectuales y en la ceremonia de graduacion escribio los discursos de los graduandos de derecho y de medicina. De igual forma participaba activamente en la Sociedad literaria “Amigos del Pais”. Tambien se recibio en esos años como maestro y daba clases de forma gratuita en el Instituto de Señoritas Salome Ureña .Un hecho curioso es que se le extravio su titulo y en 1905 el instituto Profesional le emitio otro titulo “Certificativo y Supletorio”. En el mismo año de su graduacion se trasladó a  Puerto Plata en donde habia una gran carencia de servicios medicos e instala su consultorio en la Botica “San Jose”. En 1898 se traslada a Paris y estudia en el Instituto Pasteur con el Profesro Laveran y luego viaja a La Habana en donde estudia con los Dres. Balderiote de Castro y Francisco Alvarez. Los pocos hospitales que existian eran para militares debido a la gran cantidad de alzamientos y enfrentamientos en la epoca. El Dr. Zafra se involucro en el Hospicio y Asilo “Las Mercedes”, sostenido por la Sociedad “Union Puertoplateña”. El Dr. Zafra junto al Dr. Pedro Garrido consiguieron un contrato con el Gobierno para convertir ese centro en Hospital en 1888. El Hospital tenia un numero de camas destinadas a militares y presos como parte del contrato con el Gobierno. El Dr. Zafra fue su Director y administrador por diez años. Ese Hospital conto con el apoyo decidido de Monseñor Meriño, quien envio a algunas Hermanas de la Caridad, del Convento de Santa Clara a aquella ciudad.  El Dr. Zafra estuvo ligado a practicamente todas las obras de beneficiencia en aquella ciudad y su labor en el Hospital Mercedes fue de mucha importancia en Puerto Plata. Realizaban cirugias de todo tipo aunque la gran mayoria tenian que ver con heridas de guerra y con amputaciones. Tambien efectuaban drenaje de abcesos, dilataciones de uretra, puncion de derrames pleurales, curas de hidroceles, entre otras. No admitian en el Hospital enfermedades contagiosas que eran referidas al Hospicio. De igual forma los partos no se realizaban en el Hospital sino que las comadronas iban al domicilio de las parturientas. Trabajaban con el Dr. Zafra las comadronas Sras. Frazier, Hall y Mears.  Ejercio como Medico de Sanidad Militar de Puerto Plata, Jefe de Sanidad del Distrito de Puerto Plata en 1909. En 1916 medico de la carcel publica de Puerto Plata. Tambien ejercia como medico legista y medico de sanidad maritima de Puerto Plata. Fue ademas Medico del Ferrocaril Central Dominicano por una decada. El Dr. Zafra fue Miembro del Juro Medico de Farmacia y en 1890 fue designado como Delegado del Juro Medico en la Provincia de Puerto Plata. En 1911 al abrir sus puertas el Hospital Ricardo Limardo, fue uno de sus directores y años mas tarde en 1921, una de las salas del Hospital llevaba el nombre del Dr. Zafra.   En 1937 al celebrar sus 50 años de ejercicio profesional se le designo como Hijo Adoptivo de Puerto Plata y una calle llevaba su nombre. En 1944 durante el Congreso del Centenario fue nombrado VicePresidente de Honor al ser el medico dominicano con mas años de ejercicio. El Dr. Zafra fallecio en 1953 como decano de los medicos dominicanos.