Sobre la Historia del Colegio Médico Dominicano

manuel duran bracho

En las postrimerías del siglo XIX, ejercia en nuestro país un medico venezolano que consideraba a la Republica Dominicana su segunda patria. Ese medico, consiguió reunir a un grupo de colegas con la idea de formar una sociedad medica, con fines científicos y de orientación a la población sobre enfermedades y epidemias. El nombre de ese medico fue Dr. Manuel Durán Bracho y fue el Primer Presidente de la Sociedad Medica de Santo Domingo, nombre que adopto la recién creada asociación. Su fecha de fundación fue el 18 de agosto del 1891. La primera directiva la componían además, los Dres. Juan Francisco Alfonseca como Vicepresidente y Julio Lyon como Tesorero. Sin embargo la situación política bajo la dictadura de Ulises Hereaux, dificulto las labores de la nueva sociedad. Sus actividades se limitaban a orientaciones y consejos a la población y a las autoridades sobre temas sanitarios. El nuevo siglo no trajo grandes diferencias en la situación del país, tras la muerte del Dictador Hereaux, y las guerras internas que siguieron. En 1908 se intento crear una gran campaña a favor de la salud infantil, que activó la Sociedad y llevó a la realización del Primer Congreso Medico Dominicano celebrado en el 1911, y organizado por los Dres. Aristides Fiallo Cabral y Francisco Moscoso Puello. En ese Congreso se decidio incrementar las actividades de la Sociedad, para lo cual se encargo al Dr. Salvador B. Gautier. En 1916 con la ocupación militar norteamericana, las actividades de la Sociedad de nuevo se duermen por las condiciones imperantes. Los médicos dominicanos como Francisco Henriquez y Carvajal, Alejandro Coradin o Federico Aybar se opusieron con fervor patriotico a la invasión de las fuerzas norteamericanas y sufrieron cárcel o exilio. Dos años luego de la retirada de las tropas norteamericanas, en septiembre del 1926 se reinician las actividades de la Sociedad Medica de Santo Domingo. En noviembre de ese año se adopta para la sociedad el nombre de Asociacion Medica Dominicana. Sus actividades se llevaban a cabo en la Sociedad “Amigos del Pais” que estaba situada en la calle Isabel la Catolica 101. Esa Directiva que inicio esa nueva etapa de la Sociedad estaba presidida por el Dr. Pedro de Marchena y junto a el, los Dres. Luis Eduardo Aybar, Arturo Grullon, Antonio Elmudesi, Emilio Rodriguez Oca, Felix Raymond, Viriato Fiallo, Heriberto Pieter, Rodolfo Coiscou y Fernando Defillo. Se iniciaron reuniones científicas y de discusión y presentación de casos con la participación de la mayoría de los médicos del país, que en ese entonces eran unos 160. En 1933 se realiza un nuevo Congreso Medico, ya en la época de Trujillo. Los Medicos Dominicanos dieron una muestra de coraje al seleccionar como Directivos de ese Congreso a los Dres. Ramon de Lara y Viriato Fiallo, ambos conocidos contrarios a Trujillo. El Tirano se disgusto y esto motivó un intento de control de la Asocacion por el gobierno y una considerable merma en sus actividades. Tras la caída de la Dictadura, la Asociacion Medica Dominicana renace y tras las primeras elecciones democraticas, en 1961, se elige una nueva Directiva que quedó Presidida por el Dr. Jordi Brossa, quien junto a un grupo de valiosos médicos dominicanos propiciaron las bases para una mejoría en la situación de los Medicos. El camino de la Asociacion Medica Dominicana ha estado lleno de grandes logros a favor de la salud de los dominicanos y de las condiciones de trabajo de nuestros médicos. En febrero del 2003, el Presidente Hipolito Mejia, promulgo la Ley de Colegiacion Medica, que convirtió a nuestra asociación en el hoy Colegio Medico Dominicano.

Dr. Jose de Jesus Brenes

El Dr. Brenes nació en Santo Domingo el 24 de febrero del 1852. En su niñez trabajo como aprendiz de sastre en el taller de Rafael Granda a la vez que cursaba sus estudios en el Colegio San Luis Gonzaga, en donde recibió en 1867 su titulo de Bachiller en Letras y en el 1868 el de Bachiller en Ciencias. En 1869 se inscribió en el Seminario Conciliar de Santo Domingo para cursar sus estudios de Medicina. Perteneció al único grupo que se graduó de Medicina, con el titulo de Médico de Primera Clase. Las clases eran impartidas por el Dr. Basilio Iñiguez y el Dr. Manuel Duran, y las practicas las realizaban en el Hospital Militar, dirigido en ese entonces por el Dr. Pedro Delgado. En septiembre del 1874 el Presidente Ignacio González le extendió el exequátur. Desde el inicio de su ejercicio profesional se caracterizó por ser un medico aplicado y generoso. En 1878 ocupa interinamente la Dirección del Hospital Militar, cargo que volvería a ocupar en el 1904. Su dedicación a los pacientes le granjeaban enormes muestras de simpatía y reconocimiento y que se publicaban en los diarios de la época, como El Boletín del Comercio. Además de su pasión por la medicina se entrego a la enseñanza, y en 1890 recibió su titulo de Maestro. Se interesó mucho por el estudio de las epidemias y el tetanos. En 1882 el Ayuntamiento de Santo Domingo le hizo un reconocimiento por su labor para enfrentar la viruela en el 1881. En ese mismo año fue miembro fundador de la “Junta de Caridad Publica”. También ocupo el cargo de Medico de Sanidad y de los Mataderos. En esos cargos brilló por su dedicación y sus éxitos. Uno muy sonado fue la curación de gran parte de un grupo de emigrantes árabes, afectados por Tracoma. De igual forma se le reconocia como responsable de la curación de varios pacientes con Tetanos. De hecho en 1883 dicto una charla en el “Club de Damas” de Santo Domingo sobre el tetanos en que explicaba sus consideraciones y su experiencia y que fue recibida con gran admiración por sus conciudadanos. Fue uno de los primeros médicos en interesarse por las cuestiones forenses, y daba clases de Medicina Legal. A su casa iban Arturo Grullon, Rodolfo Coiscou, Francisco J. Peinado y Agustin Fernandez, que serian luego Medicos o Abogados. Atendia a veces sin cobrar por sus servicios a todos los que acudían a él con gran generosidad y desprendimiento. En el 1889 ocupo la Direccion de la “Casa de Salud La Nacional” por la ausencia de su director y propietario el Dr. Santiago Ponce de Leon. Su carácter solidario le hizo enfrentarse con la Dictadura de Lilis, ya que se involucro en la huida del país del Canónigo Font, quien era perseguido por causas políticas. En 1892 fue medico legista en una causa por un asesinato en que su informe experto favorecio al indultado, lo que fue muy comentado en los diarios e incluso el Lic. Natalio Redondo, imprimio un folleto con ese informe. En 1899 el Instituto Profesional le otorga el titulo de Licenciado en Medicina. En 1904 regresa a la Direccion del Hospital Militar, en donde realizo una gran labor. Allí abrió una sala de Diseccion de Cadaveres, a la que asistían los estudiantes de la época, como Antonio Elmudesi, Wenceslao Medrano o Abel Gonzalez Q. Fue Presidente del Consejo Superior Directivo del Juro Medico. Se distinguio además como Mason, llegando a ocupar las mas altas posiciones en la Logia Esperanza #9. Fallecio en el 1912, recibiendo muestras de afecto de toda una población agradecida.