Dr. Emilio Ginebra Pelegrín

Nació en San Felipe de Puerto Plata en el año de 1872. Realizó sus primeros estudios en su ciudad natal bajo maestros particulares como el Sr. José Pardo, y en 1884 con tan solo doce años sus padres lo envían a la ciudad de New Jersey en Estados Unidos a continuar sus estudios en la “St. Joseph Academy”. En 1892 regresa a Puerto Plata y un año más tarde viajó a París, Francia a realizar sus estudios de Medicina. Obtuvo en 1905 el título de Médico Colonial y en 1908 el título de Doctor en Medicina. Realizó estudios de Pediatría en el Hospital “Hotel Dieu”. A su regreso al país en el 1910 revalidó su titulo en el Instituto Profesional para luego obtener su exequátur en 1911. Inició su vida profesional en San Pedro de Macorís en donde laboraba para varios ingenios. Tras cerca de dos años en aquella ciudad del este se traslada a Moca y posteriormente a Santiago en donde instaló su consulta ofreciendo servicios en Pediatría, Enfermedades del Corazón y de los Pulmones. Se le consideraba en esos años como el más destacado pediatra de la región del Cibao. En el 1915 fue nombrado Profesor del Instituto Profesional de Santiago y en el 1917 fue designado por el Poder Ejecutivo como Rector de ese Instituto. Era Profesor de Patología Interna y Clínica Médica. En 1916 había sido nombrado Medico Legista de la ciudad de Santiago, cargo que ocupó en varias ocasiones y que alternaba con posiciones en el ayuntamiento de Santiago de los Caballeros, tales como Vicepresidente del Ayuntamiento y Sindico Municipal. En 1920 era Medico Municipal y fue llamado a formar parte de un Comité Consultivo ante la temible epidemia de influenza que amenazaba la ciudad de Santiago, de acuerdo a una información aparecida en “El Listín Diario”. Sus acciones evitaron una gran tragedia en Santiago. En 1924 es nombrado Director del Hospital “San Rafael” en sustitución del Dr. Arturo Grullón. En ese hospital su labor provocó la admiración de la población, y en una nota del Periodico “La Información” de junio del 1925 y citada por el Dr. Rafael Cantizano, se deciá que “la labor curativa del hospital, bajo la dirección del Dr. Emilio Ginebra con la colaboración quirúrgica del Dr. Darío Contreras, han hecho pequeño el Hospital, que necesita una urgente ampliación”. Estuvo en ese centro hasta el 1930 en que fue sustituido por el Dr. Leovigildo Puello. El Dr. Ginebra fue nombrado entonces director del Hospital “Dr. Ricardo Limardo” en su ciudad natal, en Puerto Plata. En ese Hospital sustituyó al medico venezolano Carlos de la Cabada. También en ese Hospital las acciones del Dr. Ginebra se hicieron sentir, ya que remozó el Hospital y designó con el nombre de distinguidos médicos de Puerto Plata las diversas salas del Hospital. En enero del 1934 fue designado Cónsul General de la República Dominicana en Canadá, trasladándose a la ciudad de Montreal. Allí aprovechó para realizar visitas a los más importantes centros médico de esa ciudad, tratando de obtener los nuevos conocimientos que la ciencia ofrecía. En 1938 regresó al país y se instaló en Santiago de nuevo, pero por breve tiempo ya que en el 1938 fue nombrado Director del Hospital de Niños Ramfis, en la ciudad de Santo Domingo, en sustitución del Dr. Ramón Brea Messina. Tras dos años en el Hospital regresó a Santiago y en el 1942 fue nombrado Director Administrativo del hospital San Antonio en San Pedro de Macorís. Tras solo unos meses y por una severa enfermedad pulmonar debió regresar a Santiago en donde falleció en septiembre de 1942. Según el Dr. Pedro Nicasio, fue ejemplo de consagración profesional, honradez y caballerosidad.

Dra. Armida García de Contreras

Distinguida dama de La Vega, fue la tercera mujer médico en nuestro país. Nació en la ciudad de La Vega en octubre del 1894. Se graduó de bachiller en ciencias físicas y naturales en la Escuela de Bachilleres de Santiago de los Caballeros en el 1912. Cursó el bachillerato como estudiante libre. Se inscribió en la Universidad de Bruselas, en Bélgica en el 1913, pero por la primera guerra mundial debió regresar al país y no pudo terminar sus estudios hasta octubre del 1924. Realizó estudios de Ginecología y Obstetrica en la ciudad de París, en el Hospital Broca, de la Facultad de Medicina de París con los profesores Douay y Nobecourt. Era una mujer muy decidida y de gran iniciativa, lo que ilustra una anécdota que relata el Dr. Reynolds Perez, en su libro “Historia de los Servicios de Salud en La Concepción de La Vega”. Durante sus estudios en París los estudiantes de medicina fueron invitados a Checoslovaquia, y el Presidente de aquella nación , que era médico quedó sorprendido de que una estudiante de America estuviera allí, y le fue dedicada a la Dra. García esa recepción. Fue la primera mujer dominicana en graduarse de Médico en una Universidad Extranjera y una de las primeras especialistas de nuestro país junto a Evangelina Rodriguez. Regresó al país en el 1925 y obtuvo su exequatur en junio de ese año. Fue declarada hija benemérita de su ciudad natal a su regreso, y allí inició su ejercicio profesional. En 1928 el Presidente Horacio Vásquez la nombra Directora del Hospital de Niños “Raúl Fonts Sterling, de la Casa de Maternidad y de la Gota de Leche en la ciudad de Santiago de los Caballeros. Tras la caída del gobierno de Vásquez, regresó a La Vega en donde estableció su consultorio en la calle Padre Fantino esq. Juan Rodriguez, en donde hoy se encuentra el Centro Médico Padre Fantino. En su consultorio internaba a las parturientas y realizaba allí los partos. En ese centro nacieron dominicanos ilustres como el historiador Frank Moya Pons, según relata el Dr. Reynolds Perez. Si bien se destacó como médico, realizó una gran vida cívica llevando adelante una gran campaña en defensa de los derechos de la mujer en general y del derecho al voto en particular. Fue además miembro de la comisión permanente del Faro a Colón. En La Vega llevó a cabo intensas jornadas de alfabetización y fundó la Escuela de Alfabetización de Mujeres Veganas. Además realizaba cursos de puericultura para enseñar y preparar a enfermeras en todo lo relacionado con el cuidado de la madre y el niño tras el parto. Era una ciudadana de gran renombre lo que la llevó a ser Regidora y luego Senadora de la República por la Provincia de La Vega. Fue la primera mujer médica en ostentar ambos cargos. Su vida estuvo llena de momentos destacados, como otro relato que aparece en el citado libro del Dr. Perez, en que ante la visita para dictar una charla de un literato judío alemán a finales de la década de los 30, la persona encargada de traducir se negó en el último momento, y la Dra. García, sin dudarlo realizó aquella traducción, de forma tan sobresaliente que le valió la admiración de todos los asistentes. En 1948 fue fundadora de la Filial de La Vega de la Asociación Médica Dominicana. Falleció en el 1959 a causa de problemas cardíacos. En su honor el Hospital del Seguro Social de La Vega lleva su nombre y una calle del sector residencial “La Primavera” también fue nombrada en su honor.

La influencia española en la medicina dominicana

Los vínculos de comunicación en el campo de la medicina entre la República Dominicana y España se inician desde antes de la existencia de nuestro país y deben situarse en la época colonial en que se abrieron tres hospitales en la ciudad primada de América, Santo Domingo. El Hospital Nicolás de Bari, el Hospicio de San Andrés y el Hospital de San Lázaro. Durante el Siglo XIX la invasión haitiana cerró los Hospitales y la Universidad, y no fue sino hasta 1880 que se inició de nuevo la formación de Médicos y con ese motivo varios profesionales españoles como Basilio Iñiguez, José del Pino o Pablo Urquía empezaron a laborar en el país. De hecho el Dr. Urquía se estableció en Sabaneta y fue el primer médico en esa localidad. En 1896 llegó al país el Dr. Miguel Brioso, quién ejerció en San Cristóbal. Más adelante tras la independencia de Cuba muchos médicos españoles se trasladaron a la República Dominicana. Entre los más reconocidos estaban el Dr. Jesús Monagas, que ejerció en San Pedro de Macorís, el Dr. José Jover, natural de Murcia y quien ejerció en Samaná y San Francisco de Macorís, el Dr. Bernardo Zaragoza, Valenciano, que instaló su consultorio en el segundo piso del edificio de La Opera y fue el primer especialista en Vías Digestivas que ejerció en Santo Domingo. Particularmente interesante resulta la trayectoria del  Dr. Mariano Rovellat, original de Barcelona y que se radicó en Santiago, donde instaló en el país el primer equipo de Rayos X. Dos médicos españoles, los Dres. Ricardo Blázquez, llegado al país en 1922 y Antonio Calderón, llegado en el 1925 fueron los encargados tras el ciclón San Zenón de habilitar dos hospitales de emergencia, el primero en Villa Francisca y el segundo en la calle Mercedes. En 1936 la guerra civil en España obliga a muchos médicos a dejar su país y a partir del 1939 muchos llegaron a la República Dominicana, atraídos por las ofertas del régimen de Trujillo de grandes facilidades, tierras etc, que eran más que nada el deseo del Dictador de congraciarse con la comunidad internacional. Especialistas como el Oftalmólogo Dr. Hermenegildo Arruga, vinieron y ofrecieron consultas así como procedimientos quirúrgicos. Los oftalmólogos dominicanos de la época asistían a las charlas de Arruga y a las cirugías que realizaba en el Hospital Padre Billini. Esos médicos españoles contribuyeron de manera importante al desarrollo de nuestra medicina y de nuestras especialidades.  Según el  Directorio Médico del Centenario, publicado en 1944, ejercían en nuestro país los siguientes médicos de nacionalidad española: el Dr. Agustín Cortés, Oftalmólogo egresado del Instituto Oftálmico de Madrid y quien era Médico del Hospital Militar Profesor Marión, el Dr. Carlos Asensio Merino, nacido en Barcelona Fué medico del Hospital Municipal de Infecciosos en Barcelona, y en nuestro país fué médico inspector sanitario en Guayubín, Montecristi.  El Dr. Jesús Carselle, quién era natural de Cádiz, se radicó en Luperón, Puerto Plata en donde fue Médico Municipal y Médico Inspector Sanitario, el Dr. Alfredo González, original de Madrid, que había realizado cursos de Endocrinología y que al llegar a nuestro país en 1940 se estableció como Médico del Ayuntamiento de Elías Piña y en 1943 pasó a ser Médico de la Colonia Agrícola del Llano en San Pedro de Macorís.  El Dr. Rafael González originario de Pontevedra, había hecho estudios de Urología, y formó parte del Gobierno Republicano. Vino al país en 1939 y fue nombrado Primer Teniente del Cuerpo Médico del Ejército Nacional asignado al Hospital Militar Profesor Marión. El Dr. Manuel Martinez de Ubago, original del País Vasco, fue perseguido por el Gobierno de Franco y llegó a la República Dominicana en 1943. Aquí se estableció en Sabana de la Mar, provincia del Seibo, en donde desarrolló una intensa vida profesional que le valió el respeto de los habitantes de aquella comunidad. El Dr. Antonio Trueba, natural de Oviedo, se graduó en la Universidad de Santo Domingo en 1942.  A él debemos la recopilación de las tareas de historia de la medicina para el Dr. Heriberto Pieter, y que constituyen una valiosa referencia para el estudio de nuestra historia. Por otro lado el Dr. José de Urruchúa, vino al país en 1939 y se desempeñó como Primer Teniente del Ejército Nacional con asiento en Puerto Plata.  La Psiquiatría dominicana se benefició en gran medida de esos profesionales como el Dr. Rafael Troyano, psiquiatra procedente de Madrid y que trabajó en el Hospital Militar Profesor Marión y en el Manicomio Padre Billini. El Dr. Antonio Román, era un catedrático reconocido en España que  residió en Santo Domingo por unos años, impartió docencia en la Universidad, escribió articulos en las revistas médicas de la época y preparó un interesante anteproyecto de organización psiquiátrica, que de era muy avanzado para nuestra realidad. Muchos de esos medicos españoles se reunion en la Clinica del Dr. Miguel Garrido, que les ofrecía un ambiente de discusión cientifica en la que participaban algunos de los médicos dominicanos de la decada del 1940. Debido a las condiciones de la dictadura de Trujillo muchos de esos medicos se fueron a México, Puerto Rico o Argentina. Otra especialidad muy marcada por la influencia española en nuestro país es la Oftalmología. La visita de profesionales como el Dr. Arruga, el Dr. Joaquín Barraquer, el Dr. José Ignacio Barraquer, el Dr. Ramón Castroviejo o el Dr. Miguel Zato, han tenido un gran impacto en nuestra oftalmología. El otro aspecto de la importancia de la medicina española en la dominicana tiene que ver con la formación de especialistas. En casi todas las especialidades médicas se han formado dominicanos que han tenido un gran impacto en nuestro país, siguiendo la escuela de grandes Profesores como Carlos Jiménez Díaz, José Lopez Ibor, Antoni Puigvert entre otros. La impronta en nuestro país de especialistas como el Dr. Antonio Zaglul, uno  de  nuestros más importantes psiquiatras, del Dr. Jorge A. Hazoury, Padre de la Diabetología y fundador del Patronato contra la Diabetes, o como el Dr. Fernando Sánchez Martínez, Profesor Meritísimo  y Rector de la UASD, son buenos ejemplos del impacto de la medicina española. Importantes innovadores como el Dr. Guillermo Defilló destacado en la Medicina Nuclear, o el Dr. Casimiro Velasco en la Densitometría, la Dra. Madeline Durán en la Nutrición, el Dr. Carlos García Lithgow en la Cardiología, se han formado en España. Cerca de 40 oftalmólogos nos hemos formado en España, de los cuales 15 lo han hecho en el Instituto Barraquer  y 3 en la Fundación Jiménez Díaz. 11 de los patólogos dominicanos se han formado en España, y la mitad de los especialistas en emergenciología se han formado en diferentes Hospitales españoles. El Rector de la Universidad Iberoamericana Dr. Julio Castaños se formó como hematólogo en Madrid. Los libros médicos que hemos usado como texto a lo largo de nuestra historia, de la autoría de grandes profesores como Marañón, Laín Entralgo, López Ibor o Ramón y Cajal, se continúan con los modernos textos de nuestros tiempos. La Medicina Española se encuentra en este siglo XXI en un excelente momento y debemos mantener estos lazos que han sido tan fructíferos cada día con mayor intensidad, mediante la formación de recursos humanos y el intercambio científico entre nuestras dos naciones.

Dr. Emile de Boyrie Camps

Rosa y Emile fotos viejas #1 017Distinguido Profesor y Gastroenterologo, nacio en Santo Domingo en el 1937. Realizo sus esstudios de bachillerato en el Colegio Dominicano de la Salle, recibiendose como Bachiller en Ciencias Naturales, en el 1955. Ingreso a la Universidad de Santo Domingo de donde recibio su titulo de Dr. en Medicina en el 1961. Desde ese año y hasta el 1967 realizo estudios de Medicina Interna en el Hospital St. Vincent, en Jacksonville, Estados Unidos, luego en el Ottawa Civic Hospital, en Ottawa, Canada, para luego seguir estos estudios en el Hospital General de Detroit, pero profundizando estos estudios en Cardiologia, durante el periodo 1966 al 1967. Luego se traslada a Filadelfia, en donde ingresa al Pennsylvania Medical Center y al Graduate Hospital, en donde realiza la especialidad de Gastroenterologia bajo la dirección de los Dres. Harry Bockus, y James Roth, en el periodo 1967 al 1969. En el Graduate Hospital fue Instructor Asistente del Departamento de Gastroenterologia y la Direccion de Graduados Medicos de la Universidad de Pensilvania. Durante su época de formación como especialista ocupo el cargo de Consul de la Republica Dominicana en Ottawa, Canada del 1962 al 1963 y en Filadelfia, Estados Unidos de America en el periodo 1968 al 1969. A su regreso al país se integra como Medico Ayudante del Servicio de Gastroenterologia del Hospital Dr. Salvador B. Gautier, cargo que desempeño durante treinta y cuatro años. En el 1974 forma parte del cuerpo de profesores de la Residencia en Gastroenterologia del Hospital Dr. Salvador B. Gautier. Fue parte de diversas directivas de la Sociedad Dominicana de Gastroenterologia de la que fue Presidente en el 1974. Desde el 1970 el Dr. De Boyrie, inicio la Docencia en la Universidad Nacional Pedro Henriquez Ureña, en la que desempeño los cargos de Profesor de Medicina, Jefe de Medicina Interna, Coordinador de los Estudiantes de la Universidad en el Hospital Salvador B.Gautier, Coordinador de Semiologia y Gastroenterologia, Miembro del Consejo Academico y Profesor Titular de Gastroenterologia. Como un reconocimiento a su trayectoria, fue nombrado en el 2006 Profesor Emerito de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Nacional Pedro Henriquez Ureña, por “su excelente e inigualable entrega a la noble tarea de la educiacion intelectual, social y moral de la medicina a muchas generaciones de médicos egresaods de nuestra prestigiosa Alma Mater”. El Dr. De Boyrie, pertenece al Colegio Medico Dominicano, al American College of Physicians, al American College of Gastoenterology y de igual forma es miembro de la Sociedad Dominicana de Endoscopia Digestiva, la Sociedad Interamericana de Endoscopia Gastroenterologica, a la Sociedad Mundial de Gastroenterologia y a la Sociedad Internacional de antiguos Alumnos del Dr. Bockus. Pertenece a la Asociacion Medica del Instituto Dominicano de Seguros Sociales, y en una parte solidaria en el 1980 fue Presidente del Comité Medico de la Fundacion Dominicana del Desarrollo. En ese mismo tenor fue Presidente de Partners of the Americas, en el periodo 1981 al 1983. Esa fundación se dedica a obras de bien en nuestro país. Ha participado en multiples congresos nacionales e internaciones de su especialidad y ha publicado artículos en revistas medicas tales como Acta Medica Dominicana. Junto al Dr. Guarocuya Batista del Villar es Coautor del libro “Urgencias Medicas”. Luego de una fructífera carrera como Profesor tanto a nivel de pregrado como de post grado, en la actualidad comparte su tiempo entre el ejercicio privado de la profesión y su pasión por la fotografia.