Dr. José de Jesús Alvarez Perelló

Prestigioso médico de Santiago. Nació en esa ciudad en julio del 1903. Se graduó de Bachiller en Ciencias Físicas y Naturales en la Escuela Normal Superior de Santiago de los Caballeros e ingresó en el 1921 en la Universidad de Santo Domingo para cursar sus estudios de Medicina, que culminó en el 1926. En ese mismo año recibió su exequátur del Poder Ejecutivo. Realizó gestiones para conseguir una beca que le permitiera seguir sus estudios, y la obtuvo del gobierno de Horacio Vásquez. Se trasladó entonces a París, Francia en donde cursó estudios para su Doctorado, que culminó en el 1929 con la Tesis: “ Ictericia crónica curable por una pancreatitis asociada a litiasis renal derecha”. En París concentró su interés en la medicina tropical, la hematología y el análisis de los grupos sanguíneos. A su regreso al país se instaló en Santiago, pero tras contraer matrimonio se trasladó a la ciudad de Mao, en donde ejerció por cerca de diez años. Durante esos años se dedicó con gran empeño a la práctica de la medicina en esa ciudad, pero sin descuidar su afán de aprender y mantenerse actualizado, ya que viajaba con frecuencia al extranjero a realizar estudios y a conocer las novedades de la época. En el 1940 regresó a Santiago de los Caballeros llevando consigo una gran cantidad de modernos equipos que le permitieron inaugurar un completo Laboratorio Clínico en donde se hacían con gran calidad todo tipo de análisis clínicos de sangre. Presentó en los congresos médicos de la época trabajos sobre la tipificación de la sangre, las características de los grupos sanguíneos y su repercusión tanto clínica como jurídica. De hecho y gracias a sus estudios y gestiones, logró en el 1945 incluir en los tribunales de la República, las pruebas de paternidad basadas en los grupos de sangre. El Dr. Antonio Zaglul escribió que “el Dr. Alvarez Perelló debió dedicarse de nuevo a los estudios de esas nuevas tecnologías, tras ser ya un médico consagrado”. Unas de sus áreas de investigación trató sobre la clasificación de nuestra población de acuerdo a las características presentes en la sangre de los dominicanos, y en 1948 postuló que el 17% de la población dominicana conservaba genes indígenas. Fue de los miembros fundadores de la Asociación Médica de Santiago, de la que fue presidente en el 1948. En 1950 en Cambridge, Inglaterra fue aceptado como Miembro de la Sociedad Internacional de Hematología. En el 1954 ingresó como miembro de la Academia Americana de Ciencias Forenses. En el 1962 ocupó el cargo de Presidente del Ayuntamiento de Santiago y en el 1963 fue elegido Diputado al Congreso Nacional por la provincia de Santiago. En el 1964 se desempeñó como Subsecretario de Estado de Salud Pública, y aprovechó esa circunstancia para crear el Departamento de Laboratorios y Bancos de Sangre en esa dependencia estatal. Participó activamente en el desarrollo de Laboratorio y las materias de Biología en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, en la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña y en la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra. En 1973 en la revista Eme Eme, publicó un interesante trabajo sobre la clasificación étnica de la población dominicana y la persistencia de los rasgos taínos. Esos trabajos fueron ratificados por algunos de los más prominentes médicos tanto dominicanos y extranjeros en el área de la hematología. En el mes de mayo del 1977 recibió la condecoración de la Orden De Duarte, Sánchez y Mella en el grado de Caballero. Falleció en noviembre del 1977. Miembro Fundador de la Academia de Ciencias de la República Dominicana, recibió el Premio Anual de Ciencias en 1977, a título póstumo.