Dr. Gilberto Morillo Soto

Es considerado como el primer psiquiatría dominicano con formación académica. Nació en San Pedro de Macorís el 6 de junio del 1918. Realizó sus estudios primarios y secundarios en la Academia Antillana en su Ciudad Natal y luego se trasladó a Santo Domingo. Ingresó a la Universidad de Santo Domingo y se graduó en el 1944 de Doctor en Medicina tras presentar la tesis “Contribución al estudio epidemiológico de la Malaria”. Durante su carrera padeció una apendicitis aguda que casi le cuesta la vida, pero su fuerte constitución le permitió sobreponerse. Al momento de graduarse no le hizo reverencias al tirano, por lo que su titulo fue engavetado por un año, hasta el 1945. No tenía exequátur y no podía ejercer como médico, por lo que trabajo como Laboratorista para sostenerse. Tuvo que hacer discursos con alusiones positivas al tirano, y consiguió trasladarse a Montevideo, Republica del Uruguay en donde estudia en el Hospital Pereyra Russell para niños mentalmente enfermos, y luego en el Hospital de Alienados Vilardebó. Para poder salir del país aceptó una posición diplomática y fue nombrado en 1945 primer secretario de la legación dominicana en Uruguay. Durante su tiempo en Uruguay fue nombrado cónsul y representante del país en el Segundo Congreso Panamericano de Oftalmologia. Su labor fue tan positiva en el extranjero que tras su regreso al país se le otorgó el exequátur y se le designó como ministro consejero de Embajadas. Fue el primer psiquiatra dominicano y desde el inicio su ejercicio profesional fue exitoso. En 1950 le nombran Subsecretario de Estado de Salud. Ese mismo año realizó estudios de Administración y Planeamiento de Hospitales, en Rio de Janeiro, Brasil. Participó como uno de los fundadores de la primera asociación de psiquiatras dominicanos, y fue delegado a multiples congresos internacionales en centro y sur america, asi como delegado del gobierno dominicano en las reuniones de la Oficina Panamericana de la Salud. En 1951, fue Subsecretario de Estado de Trabajo y Secretario de Salud Pública de forma interina. Asistió como representante del Gobierno Dominicano en la tercera Conferencia de la Organización Internacional del Trabajo, y al Segundo Congreso de Ferrocarriles Interamericanos. Relata su gran amigo el Dr. Antonio Zaglul que cuando no pudo soportar más el ambiente de los cargos públicos que debió aceptar, solicitó cargos diplomáticos, y así en el 1954 es nombrado embajador en Guatemala. De igual forma en 1957 es nombrado Embajador en Nicaragua. En ese país fundó un Hospital para tratar pacientes alcohólicos y contribuyó con otros centros de salud mental. En la Era de Trujillo, las embajadas centroamericanas eran muy importantes, y eran designados allí , personas capacitadas, como Simon Diaz o Manuel Guerrero que fueron ratificados junto al Dr. Morillo en el 1958. Ejercía en esos países la Psiquiatría de forma totalmente gratuita, y ayudando a todos los que podía. En 1959 no resiste más la tiranía y renuncia a todo y se marcha a San Juan de Puerto Rico, en donde ejerció por unos años hasta que regresó al país tras la muerte de Trujillo. Fue designado en 1962 Medico Psiquiatra del Hospital Psiquiatrico Padre Billini del que sería Director hasta su fallecimiento, ya que relata el Dr. Zaglul que permaneció en el cargo “debido a su gran capacidad como director y su gran sentido humano de la profesión…”. En 1968 fue designado embajador disponible de la Secretaría de Relaciones Exteriores. La Universidad Nacional Pedro Henriquez Ureña le ofrece la catedra de psiquiatría que no llegó a ocupar ya que falleció en el 1973. Una vida de servicio y desprendimiento que brindó grandes servicios al país, como médico y como funcionario.

Dr. Enrique Lithgow Ceara

Este valioso médico y patriota dominicano nació en La Vega en el 1911. En su ciudad natal realizó sus estudios primarios y secundarios en el Colegio del Padre Fantino. En el 1930 se trasladó a Santo Domingo para poder realizar sus estudios universitarios. Sus escasos recursos le impusieron trabajar desde el inicio de su carrera. Su primer empleo fue como ayudante de laboratorio en la Clinica del Dr. Octavio del Pozo. Su vivienda estaba localizada en una de las habitaciones del hospital militar de Santo Domingo que estaba situado al lado de la fortaleza Ozama. Se dice que la habitación en que dormía era la antigua sala de Rayos X. Consiguió un trabajo en el Hospital de Azua, por lo que tuvo que suspender sus estudios para hacer unos ahorros. Pudo regresar a Santo Domingo a trabajar en el Laboratorio del Hospital Padre Billini, en ese entonces bajo la dirección del Dr. Francisco Benzo. Se graduó de Doctor en Medicina en el 1940, tras presentar su tesis sobre “ensayo de Sifilografía en Santo Domingo”. Tras su graduación, y gracias a las gestiones de su amigo el Dr. Luis F. Thomen consiguió una beca para estudiar en New York en el 1941. De hecho fue el primer medico latinoamericano en obtener la beca de la Fundacion Dazian para estudiar en el Hospital Mount Sinai en esa ciudad. Realizó su especialidad en Anatomía Patológica, recibiendo clases de los profesores Kempler y Otani, dos de los patólogos mas sobresalientes de la época. Su excelente desempeño motivó que la beca, que originalmente seria por un año se extiendiera por otro periodo de doce meses. Fue reconocido y promovido por su dedicación y capacidad profesional. En la ceremonia de entrega de sus diplomas en el 1943, el Jefe de Laboratorio del Hospital Mount Sinai, le informo que la Universidad de Columbia estaba en disposición de ofrecerle una posición docente e investigativa. El Dr. Lithgow declino esa proposición para regresar a nuestro país. Uno de los campos que investigo y en los que se interesó fue el diagnostico del cáncer. Ya el Dr. Heriberto Pieter iniciaba la idea del Instituto del Cancer, y seguramente influyo en el Dr. Lithgow para su regreso. Ya de vuelta en Santo Domingo, fue nombrado capitán del Cuerpo Medico del Ejercito Nacional, y Jefe del Laboratorio del Hospital Padre Billini. Realizaba estudios de anatomía patológica en los diferentes centros en que laboraba. Una de las situaciones que debio afrontar y crear consciencia en nuestros médicos era, que debían esperar los resultados de la biopsia, esto es, de la anatomia patológica antes de tomar la decisión final del procedimiento o la magnitud de este. Fue Catedratico de la Universidad de Santo Domingo. Escribió artículos en las revistas medicas de la época. En 1949 se refirió a la epidemia de encefalomielitis equina en la zona de Montecristi. Viajaba por todo el país, dando charlas, examinando casos y orientando con sus diagnosticos certeros. Hablaba cuatro idiomas, y rechazó varias ofertas de trabajo en el extranjero. Hombre de gran inteligencia y preparación prefirió quedarse en su patria. Fue asesinado por esbirros de la tiranía Trujillista en el 1949, con cerca de 38 años de edad. Las explicaciones sobre su muerte van desde la teoría de que se originó por comentarios que realizó sobre la enfermedad de la próstata de Trujillo, o que a un personaje de la que época , le molestó un comentario que hizo sobre un parqueo. De cualquier modo, su carro fue lanzado al rio Ozama, para simular un accidente. El Hospital Militar al que tanto sirvió recibió con gran justicia su nombre en el 1962.

imagen lithgow ceara