Dr. Manuel Guerrero Peña

Nació en Dr. Guerrero en la ciudad de Santo Domingo, hijo de españoles que emigraron a nuestro país durante el período de la España Boba. Sus estudios básicos los hizo en los institutos de Santo Domingo. Para formarse como médico fue discípulo del Dr. Manuel María Valverde. No conocemos la fecha de su graduación, sabemos que en el 1827 durante la ocupación haitiana fue autorizado por el Juro Médico a ejerer la farmacia, y más adelante, y de acuerdo a la loey del 1808, el Jefe superior de Sanidad le autorizó a ejercer como médico, tal como se hizo con el Dr. Pedro Piñeyro. Una vez se le preguntó en Puerto Rico, que en donde había estudiado medicina, a lo que replicó: “en el patio de mi casa, debajo de una mata de naranjo”.

 

Según relata el Dr. Moscoso Puello, se le atribuye, ser el primer médico en utilizar baños fríos en el manejo de las fiebres como la tifoidea, debido a que una hija suya estuvo afectada de esa enfermedad. Como era costumbre en la época, ejercía en Santo Domingo, principalmente, pero viajaba a Azua y San Juan de la Maguana. De hecho una de las historias sobre el Dr. Guerrero es que estando en San  Juan de la Maguana, llegó a la zona una expedición de botánicos belgas, que fueron afectados por la fiebre amarilla. Todos los afectados sobrevivieron gracias a los esfuerzos y dedicación de este culto médico. Era llamado por la población “el cuchillo de las calenturas”, ya que resolvía con éxito casos muy difíciles.

 

Participó en las campañas militares durante las guerras de Independencia, llegando a ostentar el rango de General de Brigada y en el 1859 fue designado Médico Jefe del Hospital Militar. Además en el 1868 fue designado Secreatario de Hacienda, y fue Gobernador de la provincia de Santo Domingo. También se desempeñó como sindico municipal interino de Santiago. Por los avatares de la política en nuestro país, estuvo unos años exiliado en Saint Thomas, por oponerse al gobierno de Buenaventura Báez.

 

Además de su dedicación a la medicina, era músico y pintor, aficionado a la albañilería y la pirotecnia. Como músico destacó en el violín, y formó parte de la orquesta de Juan de la Cruz Alfonseca. Como pintor fue reconocido como talentoso, y entre sus obras, Moscoso Puello cita una Mater Dolorosa y un retrato de San Francisco de Asís para las iglesias de Azua y San Juan de la Maguana. Instaló su consultorio en Santo Domingo en la antigua calle Colón en un local en donde funcionaba un hotel y que él mismo adaptó y acondicionó como recinto médico gracias a sus conocimientos de albañilería.

 

Tuvo dos hijos médicos, Wenceslao Guerrero, quien ejerció muchos años en Baní y Francisco Villeta, hijo natural, que ejerció con gran éxito, tras ser autorizado por el Juro Médico en la comunidad de San José de los Llanos. De Villeta se dice que tuvo una participación estelar en la epidemia de viruelas que azotó el país en el 1882.

 

El Dr. Manuel Guerrero Peña, era un gran enciclopedista de amplios conocimientos en los diferentes campos del saber, un rasgo que Moscoso Puello define como característico de los médicos españoles.

Como hemos dicho, era aficionado a la pirotecnia, actividad muy agradecida por la población de aquellos tiempos. En diciembre del 1871, preparando una mezcla, explotó en sus manos, causándole severas heridas, y tetanos, lo que lo llevó a la muerte el 22 de diciembre de ese año.

 

 

Dr. Agustín Rodríguez Cabral

Este distinguido médico cirujano, nació en Valverde, Mao, en noviembre del 1910. Sus padres eran también nativos de esa localidad. Realizó sus estudios primarios en su ciudad natal. En el 1927, decidió trasladarse a La Vega, para realizar estudios secundarios en la Escuela Normal Superior de aquella ciudad, recibiéndose de bachiller en Ciencias Fisicas y Naturales en el 1931.  Según su biografía en el Colegio Médico Dominicano, fue el primer ciudadano de Mao en obtener ese titulo, desde la fundación de esa ciudad en el 1875.

 

Luego se trasladó a la Ciudad de Santo Domingo, en donde se inscribió en la Universidad de Santo Domingo, y recibió su titulo de Licenciado en Medicina y Cirugía, el 30 de julio del 1938. El poder ejecutivo le otorgó el Exequatur de ley en fecha 15 de agosto de ese año de 1938. El Dr. Rodriguez Cabral, tiene el mérito de ser el primer nativo de Mao, graduado de Médico. Tras una trayectoria llena de esfuerzo y limitaciones de todo tipo, este caballero, de temple pausado, abrió el camino a muchos otros estudiantes que siguieron su camino. Hay que entender que en esos años, salir de ciudades pequeñas, a formarse en Santo Domingo, era una gran empresa. Por el cariño a su pueblo, regresó a ejercer a su ciudad natal en el 1939, y allí laboró por 6 años hasta el 1945. Tenía su consultorio  y residencia en la calle 27 de febrero en su ciudad natal.  En julio del 1942, se casó con la Sra. Digna Pujols.  De su matrimonio nacieron 6 hjos, tres de los cuales son médicos: Carmen Elisa, Rafael Antonio y Miguel de Jesús.

 

En el 1945, se trasladó a la ciudad de New York, en donde realizó estudios de cirugía, Ortopedia y Traumatología. Laboró en el Founding Hospital de esa ciudad, y en el Columbus center de esa misma ciudad. Regresó al país en el 1946, pero esta vez se estableció en la ciudad de Santo Domingo. En ese mismo año ingresó a la Asociación Médica Dominicana. En el 1947, al inaugurarse el Hospital Dr. William Morgan, hoy Dr. Luis Eduardo Aybar, se le confió el servicio de Ortopedia y Traumatología. Al año siguiente, presentó un interesante trabajo en el V Congreso Médico Dominicano, con el tema: “Consideraciones acerca del tratamiento conservador de las fracturas de la cadera por medio de la férula de Carl P.  Jones”. En el 1950 se le nombró como Subdirector del Hospital Morgan. En el 1956, se le encargó el servicio de Ginecología en el mismo hospital. En el 1958, recibió el nombramiento de Catedrático Numerario de la Universidad de Santo Domingo, e impartió las asignaturas de semiología clínica propedeútica y clínica quirúrgica, hasta el 1965. En el 1960 se le designó como médico ortopedista en el Hospital Dr. Darío Contreras, y en el 1963, se le nombró como Jefe del Servicio de Cirugía de ese mismo hospital, cargo que ocupó por más de 20 años.

 

En el 1964 fue elegido Presidente de la Asociación Médica Dominicana, liderando uno de los periodos más fructíferos para el hoy Colegio Médico Dominicano. Consiguió el solar de mas de 6000 metros cuadrados en donde hoy se encuentra el local del Colegio, reformó los estatutos del colegio, modernizándolos; reactivó la Revista Médica Dominicana, y consiguió que se promulgara la ley 393, que otorgaba a la AMD el 80% de los ingresos por venta de certificados médicos.

Miembro fundador de la UNPHU, y de la Academia de Medicina, ejerció por muchos años en la Clinica Dr. Abel Gonzalez. Luego de una fructífera existencia, falleció a los 92 años de edad, en el 2002.