Dr. Frank Rivas Grullón

 

El Dr. Frank Rivas ha sido un reputado profesional de la medicina, que se destacó como médico y profesor. Nació en la ciudad de Santo Domingo en el 1934. Con escasos tres meses de edad, su familia se trasladó a la ciudad de La Vega, cuna de su madre, en donde transcurrió su infancia y juventud. Realizó sus primeros estudios en el Colegio Juan Pablo Duarte y luego en la Escuela Federico García Godoy. En el 1951 recibió su titulo de Bachiller en Ciencias Fisicas y Naturales en la Escuela Normal de la Vega. En esos años también estudió violín, en la Academia Municipal de Música, bajo la dirección del Profesor Rafael Martínez Alba.

 

Luego se trasladó a la ciudad de Santo Domingo , y en el 1957 recibió su titulo de Doctor en Medicina de la Universidad de Santo Domingo. Su amor por la cirugía se inició durante su carrera, ya que fue practicante del Hospital Padre Billini, en donde fue asistente de cirujanos como los Dres. Alejandro Capellán, Mairení Cabral y Guillermo Ricart. En enero del 1958 fue nombrado como medico en pasantía en el Hospital Dr. Salvador B. Gautier. Allí su devoción por la cirugía sería guiada por la mano experta del Dr. Felix Goico, quien fue su profesor en esos años. De igual forma en febrero del 1958, fue nombrado como profesor del Instituto de Anatomía de la Universidad, dirigido entonces por el Dr. Capellán. Ese hecho constituyó el inicio de la carrera docente del Dr. Rivas, quien impartió las materias de Disección y Anatomía, la Semiología quirúrgica y la patología quirúrgica. Haber contribuido a la formación de miles de futuros médicos era uno de los mayores orgullos del Dr. Rivas Grullón.

 

En el Hospital Dr. Salvador B. Gautier, fue nombrado como médico interno y asignado al departamento de cirugía, en donde además del Dr. Goico, se codeó con profesionales como el Dr. Miguel Delgado Batlle, el Dr. Joaquín Montolío o el Dr. Guillermo Jimenez. Durante esos años en el Hospital Gautier, siempre mantuvo activa la afición por la música, y junto a algunos médicos y amigos tenían un conjunto en que el Dr. Rivas tocaba el violín.

 

Ya desde el 1961, ejercía como cirujano, formado y acrisolado bajo el Dr. Felix Goico, y de hecho fue integrante del equipo médico que realizó las primeras cirugías de corazón en nuestro país, junto a figuras como el Dr. Angel Chan Aquino, entre otros. En el 1966, se trasladó a Chile, a estudiar en el Hospital de Torax, en Santiago de Chile, Cirugía Toracica. Allí permaneció por tres años y regresó al país en el 1969. En ese momento se integró al servicio de cirugía del Hospital Dr. Luis Eduardo Aybar, en el que permaneció por 24 años, formando a gran cantidad de cirujanos, que hoy laboran con éxito en toda la geografía nacional. De hecho formó parte del cuerpo profesoral de la primera promoción de cirujanos graduados en nuestro país. En el 1992, se interesó por el tema de las quemaduras y fue designado Director de la unidad de quemados “ Pearl F. Ort” del Hospital Dr. Luis Eduardo Aybar.

 

El Dr. Rivas Grullón fue miembro del Colegio Médico Dominicano, del Colegio Dominicano de Cirujanos, asi como Fellow del International College of Surgeons. Miembro fundador de la Sociedad Iberolatinoamericana de cirujanos. Además de su labor docente en la Universidad Autonoma de Santo Domingo y en el Hospital Dr. Luis Eduardo Aybar, impartió docencia en las Universidades INTEC, UNIBE y Mundial.  Recientmente fallecido dejó escrita y publicada la obra: “Una historia inconclusa, ¡La mía!”.

 

 

 

Médicos cubanos en el siglo XIX

Por la situación política en Cuba a finales del siglo XIX, en que momentos en que se gestaba la guerra de independencia de esa nación hermana, muchos médicos se trasladaban a nuestro país, por la cercanía, por el idioma y la similitud de nuestras costumbres y creencias.

 

Uno de esos médicos fue el Dr. Emilio Navarrete y Romay, quien llegó a la República Dominicana en el 1882, y se instaló en Santiago de los Caballeros. En febrero del 1884 el Dr. Navarrete fue autorizado a ejercer en Santiago de los Caballeros tras presentar su titulo de Dr. en medicina y cirugía de la Facultad de Medicina de París. En “el Eco del Pueblo en mayo del 1884, aparecía un anuncio que decía: “ Dr. Emilio Navarrete. Medico-Cirujano de la Facultad de París. Especialista en partos y enfermedades de los niños. Se ofrece al ilustrado público de esta ciudad en todo lo concerniente  a su profesión. Consultas a cualquier hora del día o de la noche. Gratis para los pobres. Botica de la sucesión del Dr. Díaz, Calle del Sol”. Luego ejerció en Montecristi, en donde fue muy apreciado por la población. Falleció en el 1890, victima de tuberculosis. Fue asistido por su compatriota el Dr. Pedro Dobal, a quien dedicamos un articulo previamente.

 

Otro médico cubano muy importante fue el Dr. Raúl Fonts Sterling, también biografiado previamente. El Dr. Pagani Salicrup, quien ejerció en Santo Domingo, desde 1880. Según un anuncio del Listin Diario del 1891, el Dr. Salicrup, era especialista en enfermedades de las mujeres y partos, y ofrecía sus servicios en el Hotel Universo. De igual forma publicó un trabajo sobre filiariasis. También en Santo Domingo, en el 1895 ejerció el Dr. Ambrosio Valiente y del Monte, médico graduado en la Universidad de la Habana. El Dr. Miguel Brioso Bustillos vino de Cuba exiliado por cuestiones políticas y ejerció en San Cristóbal, y el Dr. Ramón de la Fuente, vino a nuestro país por motivos similares pero ejerció en Montecristi.  En el 1896, recibió autorización para ejercer en el territorio nacional el Dr. Domingo Nuñez y Machín, quien ejerció en San Pedro de Macorís y visitaba el hospicio que manejaba el Padre Luciani.  En ese mismo año ejercía en Santo Domingo el Dr. Ricardo Coronado, graduado de médico en la Universidad de la Habana, y quien recibió en julio del 1896, la autorización para ejercer en el país.

 

En Montecristi también en el 1896 ejerció el Dr. Carlos Castellanos Arteaga. El Dr. Castellanos, oriundo de Camaguey, fungía como representante de varias organizaciones  que recaudaban  fondos para enviar a Cuba. Ejerció brevemente en Haití y luego en Santiago de los Caballeros.  En San Pedro de Macorís ejercía el Dr. Luis Germán Le Batard. En esa misma ciudad en el 1897 recibió autorización para ejercer el Dr. Florencio Villuendas.

 

El Dr. Ambrosio Grillo, con diploma de licenciado en medicina y Cirugía de la Universidad de Madrid, ejerció en Santo Domingo, con gran éxito. Se especializaba en vías urinarias en las consultas de 12 del mediodía a 2 de la tarde y en enfermedades de los ojos, en consultas después de las siete de la tarde. Tenía consulta en la calle consistorial numero 21, y se dice que se hacían largas colas frente a su consultorio. En el 1899 publicó en el Listín Diario un articulo sobre “el agua de Seltz o agua gaseosa”, que causó mucho interés en la ciudadanía. También  ejerció en Santo Domingo y luego en Montecristi por muchos años el Dr. Manuel Parejón.  Quien era graduado de la Universidad de la Habana.

 

 

Dr. Marcial Martinez Larré

El Dr. Martinez Larré, fue un distinguido médico, que llegó a ser Secretario de Estado de Salud Pública. De acuerdo al Directorio Médico, elaborado con motivo del Centenario de la República en el 1944, nació en San Juan, Puerto Rico, en el 1906. Sin embargo en el Album del Cincuentenario de San Pedro de Macorís, publicado en el 1937, se decía que era de origen Venezolano. De cualquier modo, realizó sus estudios de primaria y secundaria en San Pedro de Macorís y se graduó de Bachiller en Ciencias Fisicas y Naturales en la Escuela Normal Superior de esa ciudad. Se naturalizó dominicano en el 1926. Ingresó muy joven a la Universidad de Santo Domingo, en donde recibió en 1926, su titulo de dentista. Ejerció como dentista en San Pedro de Macorís, dedicándose particularmente a cirugías plásticas, y en el 1927 reporta el primer caso de labio leporino reparado en nuestro país. Este hecho está consignado en la página de la Sociedad Dominicana de Cirugía Plástica y reconstructiva.

 

Sin embargo la vocación de la medicina, le reclamó volver a los estudios, e ingresa nuevamente en la Universidad en el 1927, para recibir su titulo de Licenciado en Medicina y Cirugía en el 1932. En diciembre de ese mismo año recibió su exequatur para ejercer la medicina. Realizó estudios especializados en la ciudad de New York en el 1935, en las áreas de pediatría y de cirugía.  A su regreso al país, se instaló en la ciudad de San Pedro de Macorís, en donde era muy apreciado, como lo confirma la descripción que se hace sobre su persona en el libro que se publicó con motivo de los cincuenta años de la fundación de San Pedro de Macorís. Se destacaba su nobleza y entrega a los pacientes, lo que le llevó a ser, en el 1944, el Director y Administrador Oficial del Hospital San Antonio de San Pedro de Macorís. Debido a que el Dr. Carl Georg se encontraba detenido en Estados Unidos, el Estado Dominicano asumió la dirección y control del Hospital San Antonio, hasta que pudo regresar al país el Dr. Georg. En el Hospital San Antonio, el Dr. Martinez Larré  desarrolló una importante actividad quirúrgica en beneficio de la población de la zona y de todo el país. A su salida del Hospital San Antonio, fue nombrado Profesor de la Universidad de Santo Domingo, en las escuelas de Medicina y Odontología y además Subsecretario de Estado de Sanidad y Beneficencia. Fue nombrado además como Coronel del Cuerpo Médico del Ejercito Nacional y en el Hospital Militar Profesor Marión desarrolló una intensa actividad quirúrgica, como había hecho antes en San Pedro de Macorís. En el 1952 fue nombrado Secretario de Estado de Salud Pública. Durante su gestión una de los renglones que destacan es la amplia campaña antipalúdica, que protegió a mas de medio millón de dominicanos, ya que se rociaron más de 70,000 hogares, con el DDT, que era el medio empleado en ese entonces. En su gestión se inauguraron cuatro hospitales, y se desarrolló una importante campaña internacional enviando médicos dominicanos a Congresos Médicos en Europa, asi como en America del Sur y del Norte.

 

De la Secretaría de Estado de Salud Pública pasó a ocupar la dirección del Hospital Padre Billini. En el 1959, pasó al cuerpo diplomático, y según relata el Dr. Rafael Miranda en el 1960 era el Embajador Dominicano en México. Una vida de estudio y dedicación al servicio médico.

Dr. Julio Ravelo Astacio

julio ravelo astacio

Este distinguido psiquiatra y académico, nació en Ramón Santana, provincia de San Pedro de Macorís en el 1943. Sus estudios primarios los realizó en su ciudad natal y los secundarios en San Pedro de Macorís, en el Liceo José Joaquín Pérez, en donde obtuvo su titulo de Bachiller y además recibió el premio Jorge Haché, como estudiante meritorio, por su dedicación al estudio.

 

En el 1962 ingresó a la ya Universidad Autonoma de Santo Domingo, en esos dramáticos tiempos que siguieron a la muerte del tirano Trujillo. Fue delegado estudiantil, miembro del grupo Fragua y del grupo “Julio A. Mella”. De ese último surgieron figuras como Fernando Sánchez Martinez, Porfirio García entre otros.  Las interrupciones en la docencia y el clima de esos años, lo llevaron a terminar sus estudios de medicina en el 1971. Se trasladó a Bucarest, en Rumania, para realizar sus estudios de psiquiatría junto al Profesor Vasile Predescu. Además de rumano, el Dr. Ravelo Astacio estudió francés. Al momento de presentar su tesis doctoral, relata el Dr. Fernando Sánchez Martinez, que su profesor como parte de su discurso dijo: : el Dr. Ravelo llegaba la hospital antes que los rumanos, sin importar el frío, las nevadas o las lluvias”. Ese comentario refleja el espíritu de dedicación y sacrificio del Dr. Ravelo, quien ha dedicado su vida a su alma mater, la Universidad Autonoma de Santo Domingo.

 

En la UASD, el Dr. Ravelo, ha sido, Ayudante de Profesor en la Cátedra de Fisiología Humana, Director de la Escuela de Medicina, adscrita a la Facultad de Ciencias de la Salud, del 1978 al 1981. En ese último año es designado Decano de la Facultad de Ciencias de la Salud, cargo que ostentó hasta el 1987. En el periodo del 1988 al 1990, se desempeñó como Delegado Profesoral ante la Honorable Consejo Universitario asi como Coordinador Técnico de la Maestría en Salud Ocupacional. En el 1990 es elegido Rector de esa alta casa de estudios, por el periodo 1990 al 1993.

 

En su ejercicio profesional, en el 1975 ocupó el cargo de Jefe de Psiquiatría del Hospital psiquiátrico Padre Billini, hasta el 1976, en que pasó a laborar en el Instituto Dominicano de Seguros Sociales como Médico Ayudante de Psiquiatría.  En el 1991, el Dr. Ravelo Astacio participó en la elaboración de la Ley General de Salud y la Ley de Educación.

 

El Dr. Ravelo es Miembro de la Sociedad Dominicana de Psiquiatría, de la que fue vicepresidente en el periodo 1987 al 1990. Ha sido fundador de la Sociedad Dominicana de Hipertensión y de la Sociedad Dominicana de Salud ocupacional. Es miembro fundador de la Asociación Latinoamericana de facultades y escuelas de medicina, de la que ha sido directivo en diversas ocasiones. Miembro además  de la Sociedad Rumana de Gerontopsiquiatría y de la Asociación Europea de Medicina.

 

El Dr. Ravelo Astacio, ha participado en más de 60 cursos, congresos nacionales y extranjeros. Ha publicado más de una docena de trabajos científicos y en el 1993 escribió “una voluntad en marcha en tiempos difíciles”.  El Dr. Sanchez Martinez, en la biografía que escribió sobre el Dr. Ravelo, destaca “que por sus aportes científicos, excelencia docente y profesional ha recibido más de 20 reconocimientos nacionales e internacionales”. Se destacan Profesor Meritísimo de la Universidad Autonoma de Santo Domingo, Medalla de Oro de la Universidad de Alcalá de Henares Y Maestro de la Medicina Dominicana por la Asociación Médica Dominicana en el 2002.

 

Asiduo a tertulias en la zona colonial con amigos como Cesar Mella o Fernando Sanchez Martinez,  su vida ha estado dedicada a la docencia y la Universidad.

Dr. Luis Alfredo Betances Coén

 

Este distinguido médico, miembro de una familia de prestantes facultativos, nació en Santo Domingo en el 1884. Se graduó de Bachiller en Ciencias y Letras en la escuela de Bachilleres de Santo Domingo, se inscribió en el Instituto Profesional en el 1906, a cursar la carrera de medicina. Recibió su diploma de Licenciado en Medicina en el 1911, tras presentar una tesis titulada: “Contribución al estudio del paludismo en Santo Domingo”. En ese mismo año obtuvo su exequatur del Poder Ejecutivo. En el 1923, se inscribió en la Facultad de Medicina de París para obtener el Doctorado, y recibió su Diploma de Doctor en Medicina en el 1926, tras presentar su Tesis Doctoral: “ Influencia del aire marino en la tuberculosis pulmonar”.

 

Como parte de su formación en Francia realizó estudios sobre la clínica y el laboratorio de las enfermedades del Tubo Digestivo en el Hospital Dieu de París en el 1924. Durante el 1925 realizó estudio en el área de la ginecología obstetricia, cursos de perfeccionamiento en ginecología, y clínica obstétrica en la Maternidad Baudelocque, en París. Luego en la Clinica Ginecologica Tarnier, realizó estudios de practica obstétrica y ginecológica. En el 1926 en el Hospital Cochin,de la capital francesa realizó cursos sobre el manejo de las luxaciones y fracturas de los miembros superiores e inferiores. En ese mismo año en el Servicio del Dr. Laubry en el Hospital Broussais, realizó estudios sobre las enfermedades del corazón y el aparato circulatorio. Todos esos estudios completaban el programa requerido para obtener el doctorado.

 

Desde que se graduó de Licenciado en Medicina, había establecido su consulta en la ciudad de San Francisco de Macorís en donde ocupó los cargos de  Médico Legista, Médico Municipal de pobres y médico del Asilo de huerfános “La Altagracia”, desde el 1915 ahsta el 1923 y del 1926 al 1938. En el 1939 se trasladó a Santo Domingo e instaló su consultorio en la calle Padre Billini 64. En ese mismo año fue nombrado catedrático de la Universidad de Santo Domingo, adscrito a la Facultad de Medicina. Junto a él ingresaron como catedráticos los Dres. Rafael Abreu, Manuel Felipe Pimentel Imbert y Nicolás Pichardo, que se convirtieron en algunos de los más ilustres médicos dominicanos. El Dr. Abreu fundó la Clinica Abreu, el Dr. Pimentel Imbert fue Decano de la facultad de Ciencias de la Salud de la UNPHU, y el Dr. Pichardo, es reconocido como el mejor clínico de nuestra historia médica. El Dr. Betances impartía la Semiología en el tercer curso de la carrera de medicina y la propedéutica médica y la terapéutica en el quinto año de la carrera. Renunció a la catedra universitaria por motivos de salud en el 1955, y en el 1958, la Universidad de Santo Domingo le declaró Profesor Meritísimo.

 

Publicó numerosos artículos en la Revista Médica Dominicana, con temas como la flebitis doble o la filacogenoterapia. También publicó en la revista dominicana de ginecoobstetricia asi como numerosos trabajos en las revistas cubanas de esa especialidad. Dirigió la Revista Dominicana de Ginecología Obstetricia en el período 1955 al 1962. Hermano del Dr. Luis Manuel Betances, sus contribuciones tanto en la catedra universitaria como en los diferentes estamentos en donde ejerció su profesión dejaron profunda impresión, lo que motivó los numerosos homenajes que se le tributaron tanto en la República Dominicana como en Cuba, en donde tenía familiares y pacientes y en donde desarrolló parte de su labor científica. Murió a finales de la década del 1960.