Sobre el Dr. Hugo Cantisano Arias

cantisano

Este médico, historiador y maestro, nació en Santiago de los Caballeros en febrero del 1927. Realizó sus estudios primarios en la Academia Santa Ana en su ciudad natal. Su familia se trasladó a Puerto Plata y en aquella ciudad realizó sus estudios secundarios. El Dr. Cantisano se ha sentido siempre muy ligado a esa ciudad. Al finalizar su bachillerato en el 1945, se trasladó a Santo Domingo a estudiar la carrera de Medicina en la Universidad de Santo Domingo, en la que obtuvo su titulo de Doctor en medicina en el 1951.

 

Laboró en el Hospital Jose María Cabral y Baez en Santiago y estableció consulta en la sección el Mamey de los Hidalgos en Puerto Plata. Desde sus primeros momentos en el ejercicio profesional el Dr. Cantisano se destacó por su solidaridad y su compromiso social.  Debemos destacar también su compromiso gremial, laborando arduamente en el Asociación Médica Dominicana, hoy Colegio Médico Dominicano tras la muerte del dictador Trujillo.  De hecho, se convirtió en el 1964 en el primer médico radicado en Santiago en asumir la presidencia nacional de nuestro colegio medico.

 

Pero en esos años de su ejercicio profesional, también surgió en él la pasión por la historia, y publicó en el 1963, su obra “Santiago y sus servicios médicos desde la colonización hasta 1930”, obra de necesaria consulta en la historiografía médica dominicana. En un extenso articulo publicado en el 1963 a raíz de la puesta en circulación del libro, el Dr. Emil Kasse Acta, comentaba sobre esa publicación y la gran importancia para conocer mejor nuestra medicina y nuestros médicos. Ese articulo del Dr. Kasse Acta se publicó en el diario La Nación, y lo colocaremos en nuestro espacio www.historiadelamedicinadominicana.wordpress.com.

 

El Dr. Fernando Rojas, en el 2006 escribió de él: “En Rafael Cantizano Arias sobresale su amor, cuidado y extrema dedicación por los demás. Siempre esta preocupado no solamente por el aspecto profesional y académico, sino por el entorno favorable o desfavorable que las personas a su alrededor pudieran estar viviendo. Asumió en cuerpo y alma la presidencia de la Cruz Roja Dominicana durante la Revolución de Abril de 1965, reafirmando su actitud de servicio a la sociedad y dejó instalados los Comité de Cruz Roja Dominicana en todo el territorio nacional, incluyendo la Isla Saona, siguiendo así su trayectoria de humanista y profesional comprometido consigo mismo y con la sociedad.
Su calidez y facilidad de comunicación le llevan a participar activamente desde 1967 en la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra en la creación de las carreras de Trabajo Social, de Enfermería y de Medicina, siendo de esta última su primer director. Fue director del Hospital Presidente Estrella Ureña por 4 años (hasta 1986) abriendo el programa de residencias médicas de ese hospital”.

 

Su labor profesional se compagina con su faceta de escritor e investigador. Publicó en el 2007 la segunda edición de su libro de historia de la medicina en Santiago, y además “La historia de la medicina en Montecristi”, “Medicina Folclorica en la República Dominicana”, “Apuntes sobre la Isabela” y una obra sobre la historia de la medicina en Puerto Plata.

 

Reconocido por la Pontificia Universidad Catolica Madre y Maestra por sus largos años como profesor, reconocido por la Camara de Diputados de la República Dominicana, por sus 60 años de ejercicio médico y admirado por toda la clase médica dominicana por su labor en pro de una medicina ética,  comunitaria y humanística. En el 2015, al fundar la Sociedad Dominicana de Historia de la Medicina, se le designó Presidente de Honor, en atención a sus dilatados méritos. Los médicos dominicanos nos sentimos orgullosos de la vida y obra del Dr. Cantisano Arias.

Dr. Pedro Jorge Blanco

Este distinguido médico de Santiago de los Caballeros nació en esa ciudad en junio del 1923. Hijo de una familia distinguida de esa ciudad, cursó sus primeros estudios en la Academia Santa Ana, y los de bachillerato en la Escuela Normal de Santiago, en donde se recibió como Bachiller en Ciencias. Se trasladó entonces a Santo Domingo, a estudiar la carrera de medicina en la Universidad de Santo Domingo.

 

Recibió su titulo de Doctor en Medicina en el año de 1947. Durante sus años de estudio, realizó prácticas en el Hospital Padre Billini en Santo Domingo, y en ocasiones en el Hospital San Rafael de su ciudad natal. Se sentía motivado por Profesores como el Dr. Moscoso Puello o Heriberto Pieter. Tras terminar sus estudios realizó su pasantía en la comunidad de Río San Juan, en donde permaneció ejerciendo la medicina por cerca de diez años, acumulando una enorme experiencia tanto médica como humana en los caminos de la profesión. A este propósito el Dr. Rafael Cantisano escribió: “ demostró siempre su espíritu escrudriñador e impenitente y tenaz en su formación como médico. En 1947 comenzó su pasantía en Río San Juan, zona alejada en la costa norte de nuestro país, a donde se llegaba con marcadas dificultades por la falta de las carreteras adecuadas. Fue en ese crisol en donde se forjó su temple como médico y como hombre”.

 

En el 1957, se trasladó a la ciudad de New York en donde realizó estudios de Patología en el Saint Mary Hospital de Brooklyn, bajo la guía de profesores de renombre como el Dr. F. Starkus.

 

Regresó al país en el 1963, y de vuelta a Santiago, fundó su laboratorio Clinico Patologico, que sigue funcionando al dia de hoy, ya que su hija, Carmen, siguió los pasos de su padre, estudiando tecnología médica. La inauguración de su laboratorio fue el 17 de septiembre del 1963, y bendijo el local, situado en la esquina de las calles Restauración y Sabana Larga, Monseñor Polanco Brito. Desde sus inicios el Dr. Jorge Blanco, quiso ofrecer siempre la tecnología de vanguardia en su especialidad. Además fue profesor de muchos tecnólogos médicos, que se formaron en la Pontificia Universidad católica Madre y Maestra, y que hacían sus prácticas en su laboratorio. Fue Fundador y Profesor de esa escuela de Tecnología médica.

 

Fue también uno de los fundadores del Centro Médico Cibao en el 1972, y allí trasladó su Laboratorio Clinico Patológico. Otra faceta a destacar del Dr. Jorge Blanco, fue el empuje que dio junto al Dr. Andrés Peralta, Radiologo, para las conferencias Clinico Patologicas que se celebraban en el Hospital Estrella Ureña.

 

Desde el 1959, inició una columna en el periódico La Información de Santiago, que se hizo regular desde el 1963 hasta el año de 1995, tratando diversos temas de la medicina y  afines. En esos artículos, se ocupaba de temas de actualidad médica, pero también de rendir homenaje a sus profesores y a los médicos distinguidos de nuestro país. Algunos de los renglones más destacados son los dedicados al cáncer, a la relación del Corazón y la diabetes, al Sida, al Alcoholismo, entre otros. Particularmente interesantes son sus planteamientos sobre el ejercicio profesional, sobre los centros médicos privados, o sobre las igualas médicas. Esos trabajos, recogidos en un libro de más de 500 paginas, son un importante referente para la investigación de la Historia de nuestra medicina. Agradecemos a su hijo Eduardo Jorge Prats, quien gentilmente nos lo hizo llegar.

 

Falleció en septiembre del 1995, en la ciudad en la que nació y vivió, Santiago de los Caballeros.

 

Dr. Garibaldi Campagna Abreu

dr-campagna

Este distinguido radiólogo nació el 1ro. de junio del 1923 en Santiago de los Caballeros.  Los estudios primarios y secundarios los realizó en su ciudad natal. Según relata su hija Bruni, su contacto con las ciencias naturales durante el bachillerato le motivó a inscribirse en la Universidad de Santo Domingo a estudiar la carrera de Medicina. Recibió su titulo de Doctor en Medicina en octubre del 1946, y su exequatur de Ley en mayo del 1949, mediante el decreto 5795.

 

Tras graduarse de médico, tenía la intención de especializarse en Ginecología Obstetricia, y consiguió viajar en el 1946 a la ciudad de Montreal, en Canadá. Allí y tras pasar diversas vicisitudes por que no hablaba francés, consiguió entrar al Hospital Saint- Luc, en la mencionada ciudad canadiense. Durante sus primeros meses de entrenamiento, la presión del trabajo le enfermaron, y al hacerle análisis radiológicos, se despertó en él, la vocación por la radiología, en la que decidió especializarse, y que fue realmente su gran pasión en la medicina. Esto lo describía el Dr. Campagna diciendo “que la relación que se entabla con las imágenes es simbiótica, pues las placas radiográficas cobran vida”.

 

Regresó a nuestro país en el 1948, pero poco después volvió a viajar, esta vez a los Estados Unidos de America, en concreto a la ciudad de Filadelfia, en donde consiguió llegar gracias a las diligencias del eminente médico dominicano Dr. Juan Taveras. En el Hospital de la Universidad de Pennsylvania en Filadelfia, estudió durante dos años, y durante ese tiempo, y según el mismo relato que su hija Bruni nos hizo llegar, el Dr. Campagna estudiaba todos los días, de lunes a viernes, 100 placas que estudiaba y analizaba. Recordaba con mucho afecto a uno de sus profesores, el Dr. Herman Ostrum.  En el 1951, fue aceptado en el Board Americano de Radiología, constituyéndose en el primer médico dominicano en ser miembro de esa Academia, tras aprobar los exámenes pertinentes.  En el 1952 recibió su diploma de Master en Radiología. En ese mismo año se trasladó al Cooper Hospital en la ciudad de Camdem, New Jersey, en donde ejerció por dos años como Jefe Asistente del Departamento de Radiología, junto al Dr. Phillip Gilbert.

 

Regresó a Santo Domingo en el 1953, debido en parte a la situación de guerra que se vivía en Estados Unidos. Al reintegrarse a la práctica médico, asistía a reuniones con lo médicos importantes de esa época, como los Dres. Nicolás Pichardo, Manuel Tejada, Hector Mateo, Marcelino Velez o Luis Fernandez Martinez.

Se instaló en la práctica privada en su consultorio de la Avenida Bolivar. En su consultorio tenía su cuarto oscuro para revelar personalmente las placas, recibía una gran cantidad de pacientes provenientes de todas partes del país. En el 1958, fue el Jefe del Servicio de Radiología del Hospital Militar Miguel Brioso Bustillo de la base área de San Isidro, y en ese año fue designado por el gobierno dominicano para asistir al sexto congreso panamericano de Radiología que se celebró en la ciudad de Lima, Perú. También fue Radiologo del Hospital de niños Dr. Robert Reid Cabral. En el ámbito privado, además de su consultorio, asistía a los departamentos de radiología de La Clinica Las Mercedes y más adelante en el tiempo, en los años 1970, al centro policlínico Naco.

 

El Dr. Campagna falleció en el 1999, tras una vida de ética y sacrificio dedicada a la medicina, y según sus palabras, “a la vez, un camino y un destino”.