Dr. José de Jesús Alvarez Perelló

Prestigioso médico de Santiago. Nació en esa ciudad en julio del 1903. Se graduó de Bachiller en Ciencias Físicas y Naturales en la Escuela Normal Superior de Santiago de los Caballeros e ingresó en el 1921 en la Universidad de Santo Domingo para cursar sus estudios de Medicina, que culminó en el 1926. En ese mismo año recibió su exequátur del Poder Ejecutivo. Realizó gestiones para conseguir una beca que le permitiera seguir sus estudios, y la obtuvo del gobierno de Horacio Vásquez. Se trasladó entonces a París, Francia en donde cursó estudios para su Doctorado, que culminó en el 1929 con la Tesis: “ Ictericia crónica curable por una pancreatitis asociada a litiasis renal derecha”. En París concentró su interés en la medicina tropical, la hematología y el análisis de los grupos sanguíneos. A su regreso al país se instaló en Santiago, pero tras contraer matrimonio se trasladó a la ciudad de Mao, en donde ejerció por cerca de diez años. Durante esos años se dedicó con gran empeño a la práctica de la medicina en esa ciudad, pero sin descuidar su afán de aprender y mantenerse actualizado, ya que viajaba con frecuencia al extranjero a realizar estudios y a conocer las novedades de la época. En el 1940 regresó a Santiago de los Caballeros llevando consigo una gran cantidad de modernos equipos que le permitieron inaugurar un completo Laboratorio Clínico en donde se hacían con gran calidad todo tipo de análisis clínicos de sangre. Presentó en los congresos médicos de la época trabajos sobre la tipificación de la sangre, las características de los grupos sanguíneos y su repercusión tanto clínica como jurídica. De hecho y gracias a sus estudios y gestiones, logró en el 1945 incluir en los tribunales de la República, las pruebas de paternidad basadas en los grupos de sangre. El Dr. Antonio Zaglul escribió que “el Dr. Alvarez Perelló debió dedicarse de nuevo a los estudios de esas nuevas tecnologías, tras ser ya un médico consagrado”. Unas de sus áreas de investigación trató sobre la clasificación de nuestra población de acuerdo a las características presentes en la sangre de los dominicanos, y en 1948 postuló que el 17% de la población dominicana conservaba genes indígenas. Fue de los miembros fundadores de la Asociación Médica de Santiago, de la que fue presidente en el 1948. En 1950 en Cambridge, Inglaterra fue aceptado como Miembro de la Sociedad Internacional de Hematología. En el 1954 ingresó como miembro de la Academia Americana de Ciencias Forenses. En el 1962 ocupó el cargo de Presidente del Ayuntamiento de Santiago y en el 1963 fue elegido Diputado al Congreso Nacional por la provincia de Santiago. En el 1964 se desempeñó como Subsecretario de Estado de Salud Pública, y aprovechó esa circunstancia para crear el Departamento de Laboratorios y Bancos de Sangre en esa dependencia estatal. Participó activamente en el desarrollo de Laboratorio y las materias de Biología en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, en la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña y en la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra. En 1973 en la revista Eme Eme, publicó un interesante trabajo sobre la clasificación étnica de la población dominicana y la persistencia de los rasgos taínos. Esos trabajos fueron ratificados por algunos de los más prominentes médicos tanto dominicanos y extranjeros en el área de la hematología. En el mes de mayo del 1977 recibió la condecoración de la Orden De Duarte, Sánchez y Mella en el grado de Caballero. Falleció en noviembre del 1977. Miembro Fundador de la Academia de Ciencias de la República Dominicana, recibió el Premio Anual de Ciencias en 1977, a título póstumo.

Dr. Arnaldo Espaillat Cabral

El doctor Arnaldo Espaillat Cabral, nació en Mao en 1931. Pese a las dificultades de su infancia ya que su padre fue asesinado por la tiranía de Trujillo, se recibió de Bachiller en Ciencias Físicas y Naturales en la Escuela Secundaria Eugenio Deschamps, de la ciudad de Mao. Se gradúa de médico en el 1956. Su tesis versó sobre Aneurismas del Tronco braquio-Cefálico y la Subclavia. Obtuvo un Sobresaliente. En 1960 se traslada a Barcelona donde gana por oposición su entrada al Instituto Barraquer. A su regreso al país inicia la tarea de edificar el Instituto Espaillat Cabral, donde según relata el propio doctor Espaillat, se atendieron cerca de 300,000 pacientes, muchos de forma gratuita. A partir de la inauguración en 1972 del Instituto Espaillat Cabral, ese centro se encontraba preparado para impartir docencia al estar afiliado a la Universidad Autónoma de Santo Domingo, y contaba con las facilidades técnicas y docentes para ofrecer entrenamiento en Oftalmología. El doctor Arnaldo Espaillat Cabral, abrió también un área de servicios sociales que ofrecían consultas populares a una gran población de dominicanos. En el tiempo que estuvo funcionando la Residencia de Oftalmología del Instituto, graduó a algunos oftalmólogos, entre los que cabe mencionar a los doctores Cristóbal Fernández, Arnulfo Reyes, Fernando Reynoso, Delfina Ortíz, Nelson Ledesma, Tony Ortega, Balderez de Calero, Domingo Hernández y Christy Hernández. Todos los profesionales que egresaron del Instituto gozan en la actualidad de excelente acreditación en nuestra sociedad. En ese instituto, el doctor Espaillat Cabral introdujo las novedades técnicas del momento y sofisticados elementos electrónicos en la sala de cirugía. Fue de los pioneros en el uso de microscopio quirúrgico. También tuvo el primer fotocoagulador retiniano. El Instituto Espaillat Cabral ofrecía todo lo que la oftalmología de aquel tiempo podía ofrecer. Su inauguración fue realmente un acontecimiento importante para la oftalmología dominicana. Pero el impacto del Dr. Espaillat fue más allá de la oftalmología ya que en su Instituto se celebraron una gran cantidad de actividades científicas de diversas especialidades. Ha sido Profesor de Oftalmología de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, en donde es recordado por su verbo elegante y su gran calidad acádemica. Además de su pasión por la oftalmología, las Ciencias le atraen mucho. Ha sido Presidente de la Academia de Ciencias de la República Dominicana en tres ocasiones, lo que le ha permitido asistir al despegue del transbordador espacial en Cabo Cañaveral, y ha sido un permanente defensor del progreso médico y oftalmológico. Es uno de los Miembros Fundadores de la Sociedad Dominicana de Oftalmología. Ha participado en múltiples actividades de la Sociedad Dominicana de Oftalmología, siempre con charlas y presentaciones magistrales. El Instituto cerró sus puertas a principios de los años 90, y reabrió en 1997 con la llegada de su hijo Arnaldo Espaillat Matos. De sus cuatro hijos, dos son oftalmólogos, Arnaldo, quien actualmente dirige el Instituto Espaillat Cabral y ha sido Presidente de la Sociedad Dominicana de Oftalmología, y Alejandro, quien se encuentra como Profesor Asociado de Oftalmología en el Bascom Palmer Eye Institute de Miami. Las contribuciones del doctor Arnaldo Espaillat Cabral a la oftalmología han sido muchas y muy importantes, coherentes con este hombre que hace de la amistad y del servicio a los demás, bastiones importantes de su carácter. Es además autor de la novela “La tumba vacía”. En el 2012 recibió un importante reconocimiento de la Fundación Corripio por su trayectoria profesional.

Dr. Fernando Sánchez Martínez

Nació en Santo Domingo en el 1944. En esta ciudad, en la Escuela Perú y en el entonces Liceo Presidente Trujillo, realizó los estudios primarios y secundarios. En 1962 ingresó a la Universidad Autónoma de Santo Domingo ( UASD ) donde se invistió de Doctor en Medicina en el 1969. Su tesis se tituló: “ Aspecto emocionales de la Ulcera Peptica”. Realizó la especialidad en la Escuela de Psiquiatría de la Universidad Complutense de Madrid, bajo la dirección del Prof. Juan José López Ibor. En 1972 regresó al país e inició sus labores en el Hospital Psiquiátrico Padre Billini donde permaneció durante cuarenta años. En ese Hospital llego a ser Jefe del Servicio de Psiquiatria y Jefe de enseñanza. Dirigió los servicios de Psiquiatria de los Hospitales Moscoso Puello, Salvador B. Gautier y Darío Contreras. Fue de los fundadores de la Residencia de Psiquiatría y su primer Coordinador. En la actualidad se mantiene como Profesor de Psiquiatría Social y Comunitaria y como asesor de tesis. En 1974 ingresó como ayudante de profesor en la Escuela de Medicina de la UASD donde ha realizado una intensa labor académica: Secretario Ejecutivo de la Oficina de Educación y Planificación de la Facultad de Ciencias de la salud; Director de la Escuela de Medicina; Vice-Rector Académico y Rector (1984-1987). Durante varios fue Titular de la Cátedra de Psiquiatría, Coordinador de la Oficina de Tesis de la Facultad de Ciencias de la Salud, asi como Investigador de la Escuela de Medicina y Coordinador de la Especialidad “Salud Mental Comunitaria”. Actualmente es miembro titular de la Comisión Central Electoral de la UASD. En el año 2001 fue de los fundadores del Centro Comunitario de Salud Mental “Los Cocos” de Pedro Brand, donde aún se mantiene activo en la función de asesor. El Dr. Sánchez Martínez ha desempeñado los siguientes cargos: Presidente de la Unión Dominicana para la Defensa de los Derechos Humanos; Presidente de la Asociación Médica Dominicana (hoy Colegio Médico Dominicano), Presidente de la Sociedad Dominicana de Psiquiatría, Miembro del Consejo Nacional de Bioética de la Salud y Miembro de la Comisión de Veeduría de Inapa. Ha publicado los siguientes libros: Bordeando el Río (relatos, 1969); Medicina Folklórica (1980); Reflexiones Médico-Sociales (1984); Religiosidad Popular y Psiquiatría (1991); Psicología del Pueblo Dominicano (1997); Psiquiatría Social y Comunitaria (2001); Salud Mental Comunitaria: Guía para la Acción (2002); Antonio Zaglul. Vida y Obra (2004); La Psiquiatría Dominicana (2006) y Profesores Meritísimos de la FCS (2008). En el 2014 presentó su libro sobre “la Mujer Médico en nuestra historia”. La obra sobre el Dr. Zaglul, merecio en el 2008 el Premio Nacional de Literatura, modo Ensayo, otorgado por la Secretaria de Estado de Cultura. Es miembro de Número de la Academia de Ciencias de la República Dominicana y Miembro Correspondiente de la Sociedad Cubana de Psiquiatría. Pertenece a la Sociedad Dominicana de Psiquiatria, a la Sociedad Mundial de Psiquiatria y a la Asociacion Psiquiatrica de America Latina. Ha recibido los siguientes reconocimientos: Profesor Honorario de la Universidad Católica de Santo Domingo; Profesor Meritísimo de la Facultad de Ciencias de la Salud de la UASD; Maestro de la Medicina Dominicana. En su destacada participación en la Asociación Médica Dominicana se caracterizó por su talante firme y conciliador, por lo que consiguió importantes beneficios para los médicos dominicanos. Ha sido uno de los médicos dominicanos más interesados en el conocimiento y difusión de la historia de nuestra medicina. Está casado con la Dra. Altagracia Guzmán Marcelino y tienen seis hijos: César, Javier, Luis, Abdiel, Nawal y Susana.

Dr. J.A. Radames Cabrera Felipe

Este reconocido profesional, con cerca de 40 años como docente es uno de los pioneros de la nefrología dominicana. Nació en Santiago de los Caballeros en diciembre del 1929, y allí cursó sus estudios primarios y secundarios. Se graduó de Bachiller en la Escuela Normal de Santiago en el 1948. En ese mismo año ingresó a la Universidad de Santo Domingo, a estudiar Medicina, y al mismo tiempo ingresó al Ejercito Nacional, y con el rango de Raso, fue asignado al Cuerpo Médico y Sanidad Militar. Durante su época de estudiante, realizó prácticas y servicios en el Hospital Militar “Profesor Marión”, en áreas como cirugía, medicina interna o servicio de ambulancias. Recibió su título de Doctor en Medicina en el 1955, y obtuvo el exequátur de ley en el 1956. Y ascendido a Primer Teniente Médico del Ejercito Nacional, prestó servicios durante cinco años en varias poblaciones de la región fronteriza, como Pedro Santana , Elías Piña, Dajabón y San Juan de la Maguana. En 1962 inicia sus estudios de Post grado en el Instituto Nacional de Cardiología de México. Según sus propias declaraciones, descubrió la Nefrología al iniciar sus estudios de Cardiología en México, por lo que cursó estudios de Nefrología y Nefrología Pediátrica. Estuvo realizando estudios clínicos y de investigación hasta el año 1966 en que regresó al país. Se incorporó al Hospital Militar “Dr. Enrique Lithgow Ceara” con el rango de Capitán y como jefe del servicio de Cardiología. Allí inició el servicio de Nefrología, instaló un riñón artificial e inició la educación a la población sobre esa especialidad. Junto al Dr. Ernesto Morales iniciaron en nuestro país la especialidad de Nefrología. Inició su ejercicio privado en la Clínica Dr. Abel González en Santo Domingo. En 1971 empezó su carrera docente en la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña impartiendo la materia de Nefrología. El Dr. Cabrera tuvo que emplear mucho tiempo explicando a los pacientes y a médicos procedimientos como la biopsia renal o la hemodiálisis, que causaban temor entre los pacientes y sus familiares. En el 1972 fue miembro fundador de la Sociedad Latinoamericana de Nefrología en representación de la República Dominicana. En 1975 se retiró del cuerpo médico del Ejercito Nacional y pasó a formar parte del personal de la Maternidad del Instituto Dominicano de Seguros Sociales en el servicio de cardiología y luego en el del nefrología. En ese mismo año fue Presidente del V Congreso Dominicano de Cardiología. En el 1977 se desempeñó como Presidente de la Sociedad Dominicana de Cardiología. Laboró en el Centro Policlínico Naco en esos años, hasta la desaparición de ese centro que pasó a ser más adelante el Hospital Central de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional. Es miembro de la Sociedad de Internos y Becarios del Instituto Nacional de Cardiología de México, miembro de la Sociedad Dominicana de Cardiología desde el 1969, miembro del Colegio Médico Dominicano, miembro de la Sociedad Dominicana de Nefrología entre otras membresías. Ha asistido a todos los congresos de las Sociedades Dominicanas de Cardiología y Nefrología. De hecho en septiembre del 2014 se le dedicó el XI Congreso Dominicano de Nefrología y el VIII encuentro Dominico Español de Nefrología. Recibió un importante reconocimiento en el 2013 por sus 39 años de labor docente. En la actualidad el Dr. Cabrera labora además en el Cedimat, y se mantiene activo en su consulta. Gracias a su labor junto a otros pioneros, la nefrología dominicana se dio a conocer y hoy en día es una especialidad que cuenta con excelentes profesionales para beneficio de todos los dominicanos.EPSON MFP image

Dr. José Joaquín Puello Herrera

Neurocirujano prestigioso, deportista comprometido y activista de las mejores causas nacionales, el Dr. Puello nació en San Juan de la Maguana en el 1940. Realizó sus estudios primarios y secundarios en su ciudad natal y en 1957 se traslada a Santo Domingo a estudiar Medicina en la Universidad de Santo Domingo. Durante su carrera tuvo que vivir los momentos difíciles del país la noche del ajusticiamiento del tirano Trujillo, cuando como practicante de la Clinica Internacional recibió y brindó los primeros auxilios al herido Pedro Livio Cedeño. En el 1962 ganó el premio de Ginecología y Obstetricia como estudiante de término de Medicina. En 1963 se gradúa de Médico “Magna Cum Laude” tras presentar su tesis “Las distrofias musculares”. Entre 1964 y 1971 cursa varios postgrados en instituciones como el Bambury General Hospital (adscrito a la Universidad de Oxford, Inglaterra), donde se hizo Cirujano General; estudios de postgrado en Neurocirugía y Cirugía General en el Churchill Hospital, Universidad de Oxford, Inglaterra (1964-65); estudios de postgrado en neurocirugía, en el Radclife Hospital, Universidad de Oxford, Inglaterra (1965-66). También de 1966-1967 fue becado por el British Council para estudios de Neurología Clínica, Neuro-anatomía, Electromiografía y Electroencefalografía, en el National Hospital for Nervous Diseases (Instituto de Neurocirugía de la Universidad de Londres, Inglaterra); de 1967 a 1969 cursó estudios en Neurocirugía como Jefe de Residentes en el Radcliffe Infirmary Universidad de Oxford y en Cardiff Royal Infirmary Universidad de Gales. Entre 1969 y 1970 concluye su ejercicio como jefe de residentes en la Universidad de Gales y regresa al Departamento de Neuropatías de la Universidad de Oxford, y en 1971 se especializó en Micro Neurología en la Universidad de Vermont, Estados Unidos de América. Un aspecto destacado del Dr. Puello ha sido su compromiso con la docencia, que se inició en el 1970 como Profesor de Neuroanatomía de la Universidad Autónoma de Santo Domingo. Ha sido Profesor de Neurocirugía Clínica en la Universidad Nacional Pedro Henriquez Ureña y de Neuroanatomía y Neurocirugía en el Instituto Tecnológico de Santo Domingo. Ha prestado servicios como Neurocirujano en el Hospital Dr. Salvador B. Gautier, en el Hospital Dr. Luis Eduardo Aybar, el Hospital Militar Dr. Enrique Lithgow Ceara, el Hospital Militar Dr. Ramón de Lara, en el Hospital Infantil Dr. Robert Reid, en el Hospital de la Diabetes y en las clinicas Rodriguez Santos, Yunén, Policlinico Naco, Gomez Patiño y Alcántara & González. En la actualidad desarrolla una extraordinaria labor en el Centro de Cardiologia, Oftalmologia y Neurocirugía de la ciudad sanitaria Dr. Luis Aybar. Es Cofundador del Banco de Válvulas para niños hidrocefálicos en la República Dominicana. Ha realizado mas de 60 trabajos de investigación cientifíca que ha publicado en revistas nacionales y extranjeras o compartido en conferencias dentro y fuera de nuestro país. Ha recibido multiples reconocimientos tales como Hijo Distinguido del Municipio de San Juan de la Maguana, la Orden de Duarte, Sanchez y Mella en el grado de Caballero, Maestro de la Cirugía Neurológica, Miembro extranjero de la Sociedad Británica de Neurocirujanos, Profesor Distinguido de la UASD y Maestro de la Medicina Dominicana que le otorgó el Colegio Médico Dominicano. Su vida como neurocirujano ha estado repleta de éxitos profesionales y se complementa con una extraordinaria Carrera deportiva que lo ha llevado a ser Presidente del Comité Olimpico Dominicano en el periodo 1982 al 2003, Presidente del Comité Organizador de los Juegos Panamericanos celebrados en Santo Domingo en el 2003, Miembro de la Comisión Médica del Comité Olimpico Internacional y en el 2014 Inmortal del Deporte Dominicano. Una vida intensa que ha incluido su participación en la política como candidato a la VicePresidencia de la República en el 2008. Un gran ciudadano orgullo de los médicos dominicanos.

Dr. Emilio Ginebra Pelegrín

Nació en San Felipe de Puerto Plata en el año de 1872. Realizó sus primeros estudios en su ciudad natal bajo maestros particulares como el Sr. José Pardo, y en 1884 con tan solo doce años sus padres lo envían a la ciudad de New Jersey en Estados Unidos a continuar sus estudios en la “St. Joseph Academy”. En 1892 regresa a Puerto Plata y un año más tarde viajó a París, Francia a realizar sus estudios de Medicina. Obtuvo en 1905 el título de Médico Colonial y en 1908 el título de Doctor en Medicina. Realizó estudios de Pediatría en el Hospital “Hotel Dieu”. A su regreso al país en el 1910 revalidó su titulo en el Instituto Profesional para luego obtener su exequátur en 1911. Inició su vida profesional en San Pedro de Macorís en donde laboraba para varios ingenios. Tras cerca de dos años en aquella ciudad del este se traslada a Moca y posteriormente a Santiago en donde instaló su consulta ofreciendo servicios en Pediatría, Enfermedades del Corazón y de los Pulmones. Se le consideraba en esos años como el más destacado pediatra de la región del Cibao. En el 1915 fue nombrado Profesor del Instituto Profesional de Santiago y en el 1917 fue designado por el Poder Ejecutivo como Rector de ese Instituto. Era Profesor de Patología Interna y Clínica Médica. En 1916 había sido nombrado Medico Legista de la ciudad de Santiago, cargo que ocupó en varias ocasiones y que alternaba con posiciones en el ayuntamiento de Santiago de los Caballeros, tales como Vicepresidente del Ayuntamiento y Sindico Municipal. En 1920 era Medico Municipal y fue llamado a formar parte de un Comité Consultivo ante la temible epidemia de influenza que amenazaba la ciudad de Santiago, de acuerdo a una información aparecida en “El Listín Diario”. Sus acciones evitaron una gran tragedia en Santiago. En 1924 es nombrado Director del Hospital “San Rafael” en sustitución del Dr. Arturo Grullón. En ese hospital su labor provocó la admiración de la población, y en una nota del Periodico “La Información” de junio del 1925 y citada por el Dr. Rafael Cantizano, se deciá que “la labor curativa del hospital, bajo la dirección del Dr. Emilio Ginebra con la colaboración quirúrgica del Dr. Darío Contreras, han hecho pequeño el Hospital, que necesita una urgente ampliación”. Estuvo en ese centro hasta el 1930 en que fue sustituido por el Dr. Leovigildo Puello. El Dr. Ginebra fue nombrado entonces director del Hospital “Dr. Ricardo Limardo” en su ciudad natal, en Puerto Plata. En ese Hospital sustituyó al medico venezolano Carlos de la Cabada. También en ese Hospital las acciones del Dr. Ginebra se hicieron sentir, ya que remozó el Hospital y designó con el nombre de distinguidos médicos de Puerto Plata las diversas salas del Hospital. En enero del 1934 fue designado Cónsul General de la República Dominicana en Canadá, trasladándose a la ciudad de Montreal. Allí aprovechó para realizar visitas a los más importantes centros médico de esa ciudad, tratando de obtener los nuevos conocimientos que la ciencia ofrecía. En 1938 regresó al país y se instaló en Santiago de nuevo, pero por breve tiempo ya que en el 1938 fue nombrado Director del Hospital de Niños Ramfis, en la ciudad de Santo Domingo, en sustitución del Dr. Ramón Brea Messina. Tras dos años en el Hospital regresó a Santiago y en el 1942 fue nombrado Director Administrativo del hospital San Antonio en San Pedro de Macorís. Tras solo unos meses y por una severa enfermedad pulmonar debió regresar a Santiago en donde falleció en septiembre de 1942. Según el Dr. Pedro Nicasio, fue ejemplo de consagración profesional, honradez y caballerosidad.